Paul Nicklen

1 / 7

1 / 7

Lobo marino antártico

Lobo marino antártico

Ágiles y ligeros, los lobos marinos antárticos se impulsan en el agua con las potentes aletas frontales, y utilizan las caudales, más pequeñas, como timones.

Paul Nicklen

2 / 7

Un lobo marino antártico se desplaza a la costa para aparearse

Un lobo marino antártico se desplaza a la costa para aparearse

El lobo marino antártico pasa el invierno en el mar y sube a la costa en verano para aparearse. La caza había reducido peligrosamente su número, pero actualmente la especie suma millones de ejemplares, el 95 % de los cuales recala en las playas de Georgia del Sur para reproducirse.

Paul Nicklen

3 / 7

Un iceberg flota majestuoso en las costas de Georgia del Sur

Un iceberg flota majestuoso en las costas de Georgia del Sur

Un iceberg moteado de pingüinos flota majestuoso junto a las costas de Georgia del Sur. Este remoto territorio británico situado en el lejano Atlántico Sur es un refugio para millones de aves y mamíferos marinos.

Paul Nicklen

4 / 7

Un pingüino rey adulto busca a su polluelo

Un pingüino rey adulto busca a su polluelo

Un pingüino rey adulto busca a su polluelo entre una multitud de crías.

Paul Nicklen

5 / 7

Elefante marino refrescándose en la arena de una playa de Georgia del Sur

Elefante marino refrescándose en la arena de una playa de Georgia del Sur

Otro elefante marino del Sur está refrescándose bajo una paletada de arena. El fotógrafo Paul Nicklen fue atacado mientras buceaba cerca de una colonia de cría. «Uno intentó aplastarme», dice, refiriéndose a un macho de cuatro toneladas. Utilizando la caja de la cámara subacuática a modo de escudo, logró escapar con sólo dos esguinces de muñeca. Hace dos siglos esos encuentros casi siempre eran mortales (para los elefantes marinos), pero ya no: de ser una carnicería, Georgia del Sur ha pasado a ser un refugio.

Paul Nicklen

6 / 7

Una extraña criatura llamada morsa

Una extraña criatura llamada morsa

Unas morsas del Atlántico nadan entre los témpanos de hielo frente a la costa de Groenlandia.

Paul Nicklen

7 / 7

Pingüinos Emperador

Pingüinos Emperador

Sorprendido en pleno salto, un pingüino demuestra por qué necesita tanta velocidad. Para salir del agua, a veces tiene que saltar casi dos metros de hielo. Una salida rápida también le permite escapar de las focas leopardo, que a menudo acechan en el borde del hielo.

Paul Nicklen

Paul Nicklen utiliza la cámara para revelar la naturaleza de un mundo que se derrite a causa del calentamiento global inducido por el hombre.

«Me defino como traductor e intérprete –dice Nicklen–. Traduzco lo que me cuentan los científicos. Si perdemos hielo, nos arriesgamos a perder un ecosistema entero. Espero que mis fotos nos hagan entender hasta qué punto las especies están interconectadas con el hielo. Basta una imagen para despertar el interés de alguien.»

Sin duda Nicklen ha logrado despertar el interés de muchos. Especializado desde 1995 en fotografiar las regiones polares, podemos encontrarlo buceando entre focas leopardo en las aguas heladas de la Antártida, recorriendo cientos de kilómetros a -40 ºC o perfeccionando tomas aéreas desde su ultraligero. La suma de una infancia incomparable con los inuit del Ártico canadiense y una carrera profesional como biólogo en el Territorios del Noroeste lo faculta para enfrentarse a los lugares más inhóspitos del planeta. Sus imágenes reflejan la reverencia que siente por las criaturas que habitan unos entornos tan remotos como amenazados, y con su obra confía en concienciar al mundo sobre los problemas que ponen en peligro a la fauna salvaje.

Nicklen ha firmado varios reportajes en la revista National Geographic, entre ellos el artículo de portada de agosto de 2011 sobre el esquivo «oso espíritu», la versión blanca del oso negro de Kermode. Nicklen tiene en su haber más de 20 galardones internacionales, entre los cuales figuran cinco premios World Press Photo (el de 2010) en la categoría de reportajes de naturaleza), tres premios Pictures of the Year International, dos de Communication Arts y diez del concurso BBC Wildlife Photographer of the Year.

Nicklen reside en la isla de Vancouver, en la Columbia Británica, Canadá.

www.paulnicklen.com