Parque Nacional de Monfragüe

Parque Nacional de Monfragüe

Parque Nacional de Monfragüe

Desde que en 1979 fuera catalogado parque natural, este valioso ecosistema mediterráneo ha ido ampliando su área de protección, hasta convertirse en el primer parque nacional de Extremadura.

El pasado mes de mayo, el gobierno español aprobó una ley mediante la cual Monfragüe era declarado parque nacional, ley que deberá ser ratificada en las Cortes Generales a finales de este año. Hasta ahora había sido el parque natural más importante de Extremadura. Con esta nominación se convierte en el primer parque nacional de dicha comunidad autónoma, y en el decimocuarto de España. Se protege así con la máxima categoría existente un excepcional ecosistema mediterráneo que alberga especies de aves tan valiosas como el buitre negro, el halcón peregrino, la cigüeña negra o la amenazada águila imperial ibérica. En pleno corazón de la provincia de Cáceres se erige una serie de sierras bajas que discurren paralelas a ambos lados del Tajo, delimitando la geografía de Monfragüe. Este valle, de unos 30 kilómetros de largo por siete de ancho, es un excelente ecosistema mediterráneo conformado por bosques de encinas y alcornoques, matorrales, dehesas y vegas que se nutren de las aguas del Tajo, de su afluente el Tiétar y de una red de arroyos estacionales. Cuando en 1979 fue catalogado como parque natural, unas 18.000 hectáreas fueron protegidas. Después, en el año 2003, fue declarado reserva de la biosfera, y en 2004, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Monfragüe y Dehesas del Entorno, con lo que la protección se amplió a 116.160 hectáreas. Lea el artículo completo en la revista