Hemeroteca

Palacio Imperial de Japón

Palacio Imperial de Japón

Palacio Imperial de Japón

El corazón de Tokyo alberga la residencia del emperador Akihito, un gobernante moderno que estudia los peces, escribe poesía y conserva las tradiciones de la monarquía más antigua del mundo. El peculiar interés del monarca por la historia natural se pone de manifiesto en todo su esplendor en el jardín de Fugiake, el denso bosque del Palacio Imperial.

Una tarde de junio, antes del crep/sculo, Hideo Sugiyama dio los últimos retoques al jardín, miró el reloj y se vistió para ir a trabajar. Se quitó el jersey de pico, los pantalones de pana, los mocasines y los calcetines Dunhill, y se puso una falda de yute, una túnica azul marino, unas sandalias de paja y un bonete acabado en punta. El hombre se trocó en una figura surgida de la historia, la misma que había visto en una pintura japonesa del siglo XVII.Como el hombre del cuadro, el señor Sugiyama era un pescador con cormoranes, aves salvajes previamente adiestradas que utilizaba para capturar peces en el río Nagara. Practicaba la pesca con cormorán en nombre del emperador de Japón, a quien abastecía de ayu, una exquisitez estacional de la somnolienta ciudad de Gifu. Pero la finalidad de su trabajo no era tanto alimentar al emperador Akihito como preservar uno de los métodos de pesca más antiguos de Japón, que data al menos del año 701.Lea el artículo completo en la revista.