Hemeroteca

Osos polares

Osos polares

Osos polares

A través de las inmensidades árticas, los científicos siguen al oso blanco para estudiar su biología y sus hábitos.

Los grandes osos yacían sobre el hielo marino, blanco sobre blanco. Solamente destacaban sus narices y sus ojos negros. Estábamos a finales de mayo, la época del apareamiento. Durante días, un macho y una hembra habían viajado juntos por el estrecho de Barrow y por paisajes similares helados en el laberinto de las islas de la Reina Isabel, en el norte de Canadá. Otros osos polares cazaban focas, pero es probable que esta pareja no estuviera allí para alimentarse. Sólo tenían apetito el uno por el otro.El helicóptero, que había emprendido el vuelo en una estación científica en Resolute, en la isla de Cornwallis, rompió su soledad. Desciende y da varias pasadas a baja altura sobre los osos, que salen huyendo. Entonces asoma el cañón de un rifle del calibre 32 del que parten dos disparos con dardos tranquilizantes que van a clavarse en el hombro de los animales. Dos minutos después, los osos ya estaban inconscientes. Sus captores, Malcolm Ramsay y Sean Farley, sacaron los instrumentos y pusieron manos a la obra.Lea el artículo completo en la revista.