Hemeroteca

Orugas asesinas

Orugas asesinas

Orugas asesinas

Las orugas carnívoras, a las que rara vez se ha podido ver, poseen un conjunto de adaptaciones extraordinarias para atrapar a sus presas. Se valen de la cautela, la seducción y la fuerza bruta para perpetrar el asesinato.

Corazas, perfumes seductores y un ingenioso camuflaje son las armas de las orugas carnívoras. En Hawai, las hay que cazan disfrazadas de corteza de árbol. En Dinamarca, algunas viven bajo tierra, mimadas por las hormigas. Y una especie australiana invade los nidos de las hormigas verdes arborícolas y devora sus larvas. Esta ansia de presas es inusual: de las cerca de 160.000 especies de mariposas y polillas conocidas, menos del 1% come carne, por lo general insectos blandos y arañas. Algunas empiezan comiendo un tipo específico de planta y luego se especializan en una especie concreta de insecto. Dada la complejidad de sus ciclos vitales, son difíciles de encontrar, y vulnerables a la extinción. Lea el artículo completo en la revista.