Hemeroteca

Orangutanes en libertad

Orangutanes en libertad

Orangutanes en libertad

Un trabajo de campo agotador y un meticuloso interés por el detalle científico permiten conocer mejor a los huidizos simios rojos de las selvas de Borneo.

Colocamos el cuerpo de Rocky sobre un entramado de madera y alambre y lo izamos para su último viaje por el dosel. Con esto esperaba impedir que los carroñeros, como el jabalí barbado de Borneo, esparcieran sus huesos, que quería estudiar para buscar signos de enfermedad y heridas. Dos semanas después nos quedamos atónitos al ver el esqueleto limpio y blanco de Rocky sobre un lecho de pelo rojo fibroso. Más tarde terminé la tarea que habían comenzado los insectos.Que yo sepa, nunca se había observado una muerte de un orangután como ésta. Dada la baja densidad de población y la gran longevidad de los simios, la probabilidad de presenciar una muerte es remota. Pese a ello, pocos meses después encontramos los restos de otro macho adulto en el lecho de un arroyo.Lo más probable es que estos raros hallazgos fueran el resultado de un aumento de los conflictos entre orangutanes machos atraídos por la abundancia de frutos. Habíamos visto hasta seis grandes machos deambulando por un área pequeña. Aquí funcionaba la selección natural: es probable que las incontables luchas entre machos adultos durante la evolución hayan contribuido a que doblen en tamaño a las hembras.Lea el artículo completo en la revista.