Hemeroteca

Nunataks

Nunataks

Nunataks

En las heladas cumbres que se alzan sobre los glaciares del Territorio del Yukón, en Canadá, prosperan flores e insectos, perecen las aves extraviadas y los picas sobreviven rebuscando entre la muerte.

En los glaciares de los montes Saint Elias del Territorio del Yukón, las temperaturas invernales alcanzan –40º bajo el azote de vientos huracanados. Incluso un sol de pleno verano puede convertirse en un instante en niebla helada y aguanieve. "En su eterna soledad, su terrible silencio, su ausencia de cualquier forma de vida, vegetación o agua corriente, uno ve la imagen de la absoluta desolación que existió en otro tiempo, durante las grandes glaciaciones", escribió H.F. Lambart, uno de los primeros exploradores conocidos de la región, en el número de junio de 1926 de la Geographic. Pero Lambart estaba equivocado. Esta tierra de aspecto yermo alberga vida en las pequeñas y puntiagudas cimas de las montañas que asoman a través del mar de hielo. Reciben el nombre de nunataks, una palabra inuk (esquimal) que significa "unido a la tierra". Archipiélagos de estas cimas montañosas, en su mayoría de menos de una hectárea, se esparcen por las regiones polares y las cordilleras más altas de la Tierra. Lea el artículo completo en la revista.