Hemeroteca

Moscas que pelean

Moscas que pelean

Moscas que pelean

Como ciervos en miniatura, se disputan el territorio y las hembras embistiéndose con sus cornamentas.

"¡Veo dos machos, y se están atacando!", gritó Gary Dodson. Me agaché para presenciar un combate tan antiguo como el tiempo: un choque de cuernas seguido de una sucesión de embestidas que terminan con la precipitada huída del vencido. Absortos en el drama del momento, los entomólogos como Dodson y yo nos olvidamos de que no estamos observando alces ni ciervos. Se trata de moscas de Nueva Guinea con cuernas de más de un centímetro de longitud, parientes inofensivas de la mosca de los agrios mediterránea y de otras plagas de los frutales. Los machos de mosca con cornamenta, que guardan sorprendentes similitudes con los machos de mamíferos con cuernas, luchan por sus territorios de reproducción y secretan un olor especial por sus glándulas, visibles como una protuberancia en la parte inferior de su abdomen.Lea el artículo completo en la revista.