Hemeroteca

Montes Hengduan de China

Montes Hengduan de China

Montes Hengduan de China

El gobierno chino ha decidido proteger el frágil hábitat de esta vasta región montañosa, uno de los puntos calientes de biodiversidad del planeta, mediante la creación de un parque nacional. Hasta ahora, han sido las creencias budistas de la población las que han preservado áreas de bosque sagradas e intocables.

"Todos los árboles y plantas de este lugar constituyen un refugio para Buda, todos los animales son sus guardianes, y al igual que los lagos en el cielo, las aguas de este manantial sagrado nunca pueden agotarse." Dongga Luzhui, un anciano de un pueblo tibetano de Kham, en la provincia china de Yunnan, acabó su recitación e hizo una reverencia a los árboles que se alzaban sobre nosotros. La arboleda era densa y oscura, con abetos, tejos, tsugas y píceas milenarios. Estos árboles nunca han sido talados y nunca lo serán, explicó Luzhui, porque albergan los espíritus de Buda y de los budas vivientes, los hombres que se cree son la reencarnación de otros hombres santos.Me había unido a Luzhui en una peregrinación a una cascada sagrada en los montes Hengduan, cerca de la frontera de Yunnan con el Tibet. Nos acompañaban dos antropólogos tibetanos para documentar los lugares sagrados que abundan en esta tierra de árboles altos, cumbres majestuosas y ríos de aguas rápidas. "No sólo estos árboles son intocables –dijo la antropóloga Xirao Sangbo–, sino también todos los árboles y animales que hay más allá de la línea sagrada", delimitada hace siglos por los tibetanos del lugar.Lea el artículo completo en la revista.