Hemeroteca

Misión Galileo

Misión Galileo

Misión Galileo

La sonda espacial enviada a Júpiter capta sorprendentes imágenes del rey de los planetas y sus misteriosas lunas.

La cámara de Torrence Johnson estaba a mitad de camino hacia Júpiter cuando éste descubrió que sólo enviaba un carrete de película. La sonda Galileo, que en octubre hará un decenio que fue lanzada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, debía tomar más de 50.000 imágenes durante el viaje por Júpiter y sus lunas. Pero la antena de alta ganancia de la Galileo no se abrió en el recorrido, y sin ella la nave tendría que transmitir las imágenes a la Tierra, a 756 millones de kilómetros de distancia, con una antena del tamaño de una taza de café. "Parecía –dice Johnson, el científico del proyecto Galileo- que en lugar de los 134.000 bits por segundo de telemetría que esperábamos recibir de la Galileo acabaríamos con diez. Con suerte, recibiríamos un puñado de imágenes." A un coste de 1.400 millones de dólares, más valía que fueran buenas.Probablemente el problema de la Galileo surgió mientras se esperaba el inicio de la misión. Se iba a lanzar la nave desde un transbordador espacial en 1982, pero problemas en el diseño de éste y el accidente del Challenger retrasaron el lanzamiento hasta octubre de 1989."Puede que durante el almacenamiento y el transporte se perdiera el lubricante de la antena de alta ganancia –dice Johnson-. Cuando por fin decidimos desplegarla, se atascó."Lea el artículo completo en la revista.