Hemeroteca

Megatransect

Megatransect

Megatransect

Un conservacionista, J. Michael Fay, emprende un prolongado y apasionante recorrido a lo largo de 2.000 kilómetros a través del Congo de una manera que ya no se estila: andando. Éste es el primero de una serie de tres artículos en los que el autor narra su extraordinaria experiencia.

A las 11.22 del 20 de septiembre de 1999, el conservacionista J. Michael Fay se internó en el bosque, en una remota región del norte de la República del Congo, listo para emprender una larga y ambiciosa caminata. Con él iba un anciano pigmeo llamado Ndokanda, armado con un machete para abrir camino. Otros nueve pigmeos marchaban tras ellos, acarreando bolsas estancas con enseres y alimentos. Intercalados en la fila íbamos un jefe de campamento y cocinero, varios ayudantes, Michael "Nick" Nichols con sus cámaras, y yo.Fue una partida frenética para lo que con el tiempo, semanas y meses más tarde, parece un viaje tranquilo y solitario. Fay pretendía atravear a pie África central, más de 2.000 kilómetros, por una ruta elegida meticulosamente a través de regiones salvajes de bosques tropicales y pantanos, desde el nordeste del Congo hasta la costa de Gabón. Tardaría al menos un año. Recibiría suministros desde el aire a lo largo del camino, se comunicaría si era necesario por teléfono vía satélite, y descansaría cuando hiciera falta, pero su plan consistía en seguir la ruta todo el tiempo, cubriéndola en su totalidad de una sola vez, sin interrupción. Lea el artículo completo en la revista.