Hemeroteca

Los piratas del Whydah

Los piratas del Whydah

Los piratas del Whydah

Cuando en 1717 un norestazo hundió al Whydah frente a las costas de Cabo Cod, los dos únicos supervivientes maldecían que el barco estuviera repleto de botín. Ahora, los recuperadores de una parte del botín se han topado con un tesoro arqueológico: objetos que permiten una nueva percepción de la vida de los piratas.

En la pálida y abrupta línea costera de Cabo Cod, en un lugar a unos 500 metros de la orilla, se divisa un flujo de burbujas en la superficie cristalina de las aguas en calma. Del centro de esta explosión emerge, embutido desde la cabeza hasta los pies en un traje de neopreno azul, Barry Clifford, un buscador de tesoros profesional de 53 años. Equipado con una bombona de aluminio y una máscara que le cubre toda la cara, Clifford atraviesa la iridiscente espuma y sube a la superficie un pesado cilindro negro de un metro de longitud.Con delicadeza, casi con cautela, Clifford coloca el objeto sobre una plataforma de aluminio que pende de la borda del Vast Explorer II, el barco de 20 metros de eslora que les sirve de base."¡Es una colisa! –exclama mientras respira con dificultad y toca el pequeño cañón con la mano enguantada-. Debía de estar montada sobre un soporte en candelero cerca de la popa de la embarcación. ¡Una colisa! La popa tiene que estar muy cerca."Después de pasar 15 años explorando el fondo del océano en la costa frente a la ciudad de Wellfleet, en Massachusetts, Clifford cree que por fin se está acercando a lo que queda del casco y el botín del primer barco pirata descubierto en América del Norte. Bautizado con el nombre de Whydah Galley, se cuenta que iba cargado de tesoros robados a un mínimo de 53 barcos cuando se hundió durante una tormenta el 26 de abril de 1717.Lea el artículo completo en la revista.