Hemeroteca

Los himba

Los himba

Los himba

Los turistas han rodeado de un aura de romanticismo a los himba, un pueblo cuya cultura se temió pudiera desaparecer tras las guerras y la sequía que asolaron Namibia en los años ochenta. La llegada de la paz y de las lluvias supuso el resurgimiento de este pueblo de pastores, que hoy lucha por mantener el control de su vida y de sus tierras.

Cuando en los años ochenta la sequía y la guerra se abatieron sobre Namibia, se temió por el futuro de la cultura del pueblo himba. El 90% del ganado, centro de su economía e identidad, pereció. Varias familias emigraron a Angola. A falta de otros medios de supervivencia, algunos hombres se alistaron en el ejército de Sudáfrica, que combatía contra las guerrillas independentistas namibias. Incapaces de encontrar sustento, los himba se congregaron en Opuwo para recibir los alimentos de la ayuda humanitaria, y allí se establecieron, en chabolas hechas de cartón y bolsas de plástico. Pero los himba, durante largo tiempo uno los pueblos pastores más prósperos de África y cuyo número se estima entre 20.000 y 50.000, son resistentes. En el siglo XIX, los que habitaban en Namibia sobrevivieron a las incursiones de los pueblos del sur que les robaban el ganado. La mayoría huyó a Angola para alistarse en el ejército portugués o para formar su propia banda de saqueadores. Finalmente, muchos regresaron a Namibia. A partir de los años veinte, el gobierno sudafricano los confinó en un "homeland" y les prohibió comerciar, desplazarse con el ganado y cultivar o recoger plantas silvestres en las riberas del río Kunene. Aun así sobrevivieron. Lea el artículo completo en la revista.