Hemeroteca

Los dinosaurios que cobran vida

Los dinosaurios que cobran vida

Los dinosaurios que cobran vida

Aunque el trabajo de campo continúa siendo esencial para la paleontología, una nueva generación de investigadores ha ido más allá de los restos fósiles de huesos para estudiar los dinosaurios. Lo que pretenden es reconstruir las funciones vitales y el comportamiento de estos reptiles extinguidos, y devolverlos virtualmente a la vida. Para lograrlo han partido de un mejor conocimiento de los animales vivos y han incorporado a su estudio otras disciplinas científicas y diversas herramientas que la tecnología pone a su alcance.

El gran aligátor yacía en la arena bajo los robles. Unos días antes lo habían sacado de un lago de aguas turbias del centro de Florida. Los investigadores enseguida lo llamaron Mr. Big, "grandullón". Tenía el tamaño de un sofá, con dos gruesas mandíbulas que enmarcaban su cabeza como un par de cojines. Habría medido cuatro metros si un rival no le hubiese comido los últimos treinta centímetros de la cola.Cuatro personas estaban sentadas sobre su lomo. Los aligátores excitados no sólo dan sacudidas; pueden flagelar como una goma elástica retorcida. Pero Mr. Big, con la boca amordazada y una toalla cubriéndole los ojos, se mostraba completamente dócil, inerte como una maleta. Se comportaba como un caimán disfrutando del sol y no como el protagonista de un experimento científico.Lea el artículo completo en la revista.