Hemeroteca

Los constructores de las pirámides

Los constructores de las pirámides

Los constructores de las pirámides

Cerca de las tres pirámides de Gizeh, las excavaciones en un cementerio y en el yacimiento de lo que posiblemente fuera una antigua ciudad de obreros revelan que en la construcción de las tumbas de los faraones, en contra de lo que se creía hasta ahora, trabajaron hombres y mujeres libres, no esclavos.

Sobre una colina cubierta de arena, situada en las afueras de El Cairo y cerca de las tres pirámides de Gizeh, el egiptólogo Zahi Hawass camina con sumo cuidado entre pequeñas tumbas construidas con piedras y barro. Algunas sepulturas tienen forma de colmena. Otras son estructuras rectangulares esculpidas en los rocosos acantilados o construidas con bloques de piedra caliza y decoradas con jeroglíficos. Un tercer tipo de sepulcros no son más que pequeños montículos de tierra, con pedazos de granito y caliza incrustados en la parte superior y en los lados. Hawass ha traído consigo a un equipo de excavadores, y los hombres se detienen junto a una de estas humildes sepulturas, a la que denominan Tumba 53. "Es algo que me ha intrigado muchos años", me comenta el arqueólogo al sentarse en una roca cercana mientras los miembros de su equipo excavan con cuidado en la parte superior de la mastaba, como se denomina a este tipo de tumba egipcia. "Al contemplar las pirámides me he hecho muchas preguntas acerca de los obreros que las construyeron. ¿Dónde estaban enterrados? ¿Quiénes fueron los hombres y las mujeres que llevaron a término una empresa de tal magnitud?" Lea el artículo completo en la revista.