Hemeroteca

Los chiitas de Iraq

Los chiitas de Iraq

Los chiitas de Iraq

Han sido sistemáticamente reprimidos durante decenios. Ahora, tras el derrocamiento de Saddam Hussein, los musulmanes de la rama del islamismo mayoritaria en Iraq son libres de practicar sus ritos y exhibir su iconografía sin temor a las represalias. En el caótico mundo de la posguerra iraquí, los chiitas quieren acceder al poder y desempeñar en él un papel prominente.

Tan sólo una lámpara de aceite iluminaba la claustrofóbica habitación. Cubría las ventanas una finísima lámina de cartón, vana defensa contra las bombas. El régimen de Saddam Hussein acababa de caer, supuestamente la guerra habÌa terminado, pero aún había miedo en esta barriada de Bagdad. Corrió la voz de que yo tomaba nota de los desaparecidos, y la estancia se llenó de gente que había guardado un silencio forzoso durante años. Uno tras otro fueron entrando tímidamente. Todos eran vecinos. Todos vivían en míseras casas de barro y ladrillo, sin electricidad ni agua corriente. Todos tenían en el rostro arrugas de dolor, el dolor de perder a algún ser querido bajo el mandato de Saddam. Y todos se aferraban todavía a una remota esperanza de que ahora que había sido depuesto, quizás encontrarían a su hijo, a su padre, a sus hermanos. Desde la calle llegaban los ecos del fuego de las ametralladoras, disparadas por los últimos fedayines, las fuerzas leales a Saddam. Lea el artículo completo en la revista.