Hemeroteca

Lewis y Clark

Lewis y Clark

Lewis y Clark

La expedición encabezada por estos exploradores-naturalistas abrió las puertas a la expansión colonizadora de Estados Unidos más allá del Mississippi y las Rocosas.

En 1800 no había grizzlies en lo que entonces era Estados Unidos. Tampoco había perrillos de las praderas o truchas Salmo clarki. Ni liebres californianas de cola blanca o berrendos. Ni pinos ponderosa. Ni gallos de las artemisas. Los halcones mexicanos o de las praderas cazaban en otros lugares. Estos osos, aves, árboles y peces concretos –y muchos otros igual de conocidos- se hallaban todos en un lugar extranjero llamado Luisiana.Pero en 1803 esto había cambiado.Poco después de que el presidente Thomas Jefferson comprara a Francia el territorio de lo que entonces se denominaba Luisiana en abril de 1803, Meriwether Lewis, William Clark y su Cuerpo de Descubrimiento se pusieron en marcha para ver qué había allí y, como magos que sacan conejos de un sombrero, estos dos hombres hicieron aparecer cosas maravillosas. El éxito de la expedición dio renombre a Lewis y Clark como exploradores, hombres de los bosques y jefes militares, pero no se reconoció su pericia como científicos. Al final de la expedición, Lewis anunció que iba a publicar sus diarios, entre ellos un volumen "dedicado en exclusiva a la investigación científica y principalmente a la historia natural de aquellas regiones hasta entonces desconocidas". Lewis murió antes de acabar el volumen y no se publicó nunca. El mundo se quedó con la imagen de Lewis y Clark como valerosos aventureros.Lea el artículo completo en la revista.