Arte

Leonardo está de moda

leonardo

leonardo

La Biblioteca Nacional expone dos códices de Da Vinci

Tras el descubrimiento de «la Gioconda del Prado», ahora toca celebrar otra noticia relacionada con Leonardo da Vinci: la exposición de dos importantes códices del artista florentino más famoso del Renacimiento. Se trata de dos cuadernos con anotaciones y diseños de mecanismos e ingenios que fueron encontrados por casualidad en Madrid durante los años sesenta por el hispanista estadounidense Jules Piccus mientras buscaba cancioneros en los archivos de la Biblioteca Nacional de España. Cuando en 1967 la noticia ocupó la portada del mismísimo The New York Times, muchos fueron los que se preguntaron cómo podían esos importantes documentos autógrafos haber permanecido sepultados bajo el olvido tantos siglos. El hecho despertó rencillas y heridas en nuestro país, que acabaron de un plumazo cuando Franco decidió dar carpetazo al asunto.

Hoy sabemos que Leonardo legó a su muerte, acaecida en 1519, todos sus apuntes y dibujos a su fiel discípulo Francesco Melzi (por cierto, uno de los dos posibles autores de la recién descubierta Gioconda del Prado), quien se los llevó a Milán y los custodió durante toda su vida. Pero no hizo lo mismo su hijo Orazio, que vendió el valioso legado del maestro tras la muerte de su padre, dispersando para siempre los manuscritos de Da Vinci. Fue un escultor llamado Pompeo Leoni quien a finales del siglo XVI logró reunir buena parte de ellos y, probablemente con intención de venderlos, los llevó a España para mostrárselos al rey Felipe II. Se ignora si el monarca llegó a verlos. Lo que sí se sabe es que al morir Leoni, los manuscritos de Leonardo se volvieron a dispersar.

Tras un auténtico culebrón de caballeros venidos de todas partes en busca de los códices, estos acabaron en los archivos de la Biblioteca Nacional, pero un error tipográfico en el inventario los mantuvo ilocalizables hasta la llegada de Jules Piccus, quien los «descubrió» en 1965, después de tres siglos de peripecias y olvidos. Hoy los célebres códices están expuestos en la Biblioteca Nacional dentro de una vitrina de alta seguridad y forman parte de la «Exposición Biblioteca Nacional de España: 300 años», vigente hasta el 15 de abril. Pero habrá más tiempo para contemplarlos: entre el 28 de mayo y el 29 de julio serán protagonistas de otra muestra, «El imaginario de Leonardo. Códices Madrid de la BNE».  –Eva van den Berg

 

Foto: Biblioteca Nacional de España