Hemeroteca

Las Galápagos bajo el agua

Las Galápagos bajo el agua

Las Galápagos bajo el agua

Las frías y ricas aguas, sede de una generosa cadena alimentaria, se calentaron por efecto de El Niño, con fatales consecuencias para pingüinos, iguanas y leones marinos.

Se ha levantado un velo. Las oscuras, frías y ricas aguas de las Galápagos han adquirido una transparencia brillante y están casi cinco grados y medio más calientes que cuando el biólogo marino Gerard Wellington y yo las exploramos y fotografiamos hace 20 años. En diciembre de 1997, las Galápagos padecían el azote de un devastador El Niño. "Las corrientes frías de Perú y de Cromwell circulan a mayor profundidad. La superficie del agua se calienta, lo que mata al plancton y altera la cadena alimentaria. Es hermoso, y mortífero", comenta Jerry. Son tiempos difíciles para los pingüinos de las Galápagos, que vuelan bajo el agua en busca de peces; muchas de sus presas se han ido a aguas más profundas y más frías. El dragón local, una iguana marina, se alimenta de algas verdes. Pero en el agua caliente el desarrollo de estos vegetales se reduce, mientras proliferan las algas pardas, que las iguanas no pueden digerir. Muchas de ellas morirán, con sus estómagos hinchados como niños en una hambruna. Lea el artículo completo en la revista.