Hemeroteca

La preciada isla de Palmyra

La preciada isla de Palmyra

La preciada isla de Palmyra

Este paradisíaco y remoto atolón del Pacífico, uno de los lugares del mundo más importantes para la cría de aves marinas, ha sido adquirido por un grupo conservacionista para su protección. Además, las llanuras arrecifales y las aguas del entorno hasta un radio de doce millas han sido declaradas hace poco refugio nacional para la vida salvaje por Estados Unidos, cuyo Servicio de Pesca y Vida Salvaje desea colaborar en la preservación de la biodiversidad del atolón.

En teoría, ya no existe un paraíso en el Pacífico.Todos aquellos lugares están hoy día tan alterados que nunca podremos recuperar lo que una vez existió allí: unas islas desiertas con extensas playas vírgenes y lluvias cálidas al atardecer, lagunas de color turquesa sombreadas por cocoteros, peces y animales salvajes que medran sin peligro.Sin embargo, en el centro del océano Pacífico, debido a su remota situación geográfica y a la simple determinación de las personas que lo han amado, el atolón de Palmyra existe realmente. Y gracias a la reciente adquisición por parte de Nature Conservancy, uno de los grupos conservacionistas más importantes del mundo, debería seguir estando cerca de la imagen que mucha gente tiene del paraíso.Si únicamente se tiene en cuenta la zona que emerge cuando hay marea alta, el atolón alcanza apenas 275 hectáreas de terreno, en las que ningún punto supera los dos metros de altura sobre el nivel del mar.Lea el artículo completo en la revista.