Hemeroteca

La peligrosa división de Corea

La peligrosa división de Corea

La peligrosa división de Corea

La situación en la Zona Desmilitarizada (ZDM), la estrecha franja de terreno que divide la península de Corea, no ha variado mucho desde que se firmó el armisticio hace 50 años. Apostados a ambos lados de la línea del frente, los dos ejércitos, el de Corea del Sur respaldado por 20.000 soldados estadounidenses, observan desafiantes el menor movimiento del enemigo.

El día número dieciocho mil, día más día menos, desde la declaración del alto el fuego entre Corea del Norte y Corea del Sur empieza como casi todos los días, con militares preparándose para la guerra. Con el intenso frío de la madrugada, 15 soldados de infantería surcoreanos se apiñan en una carretera a las afueras de una aldea rural. Cubren sus caras con pintura de camuflaje e insertan cargadores de munición real en sus fusiles de asalto M4. El viento trae débiles ecos de marchas militares procedentes de los enormes altavoces instalados al otro lado de la frontera, en Corea del Norte. A una señal con la mano del jefe del pelotón, los soldados forman filas sin hacer ruido y después se dispersan, confundiéndose con la oscuridad circundante. Su misión es patrullar un breve tramo de la Zona Desmilitarizada (ZDM), la controvertida tierra de nadie que divide a las dos Coreas desde hace 50 años. Las brillantes luces de Seúl, la capital de Corea del Sur, resplandecen a unos 50 kilómetros de distancia; pero aquí, en esta ZDM vallada, minada y sembrada de torres de vigilancia, la única realidad es un sombrío juego del gato y el ratón entre soldados de ejércitos beligerantes. Lea el artículo completo en la revista.