Hemeroteca

La Montaña Blanca de Borneo

La Montaña Blanca de Borneo

La Montaña Blanca de Borneo

Perforada por una red de cuevas inexploradas, la Gunung Buda atesora numerosas especies vegetales y animales, tanto en sus entrañas como en los bosques de sus laderas.

Se alza como una daga sobre uno de los bosques lluviosos más primitivos de la Tierra, un pico de caliza de color claro cubierto de árboles rodeados de plantas estranguladoras. Llamada Gunung Buda (Montaña Blanca), es una formación de 963 metros en lo más recóndito de la selva de Borneo que guarda un secreto en su interior. El agua de lluvia ha estado golpeando sobre la roca desde tiempos inmemoriales, disolviendo el interior del pico y formando sistemas irregulares de cuevas voluptuosas y simas sin explorar. Y en algún lugar de una de esas cavernas, respirando un aire que hiede a excrementos de murciélago y embadurnado de fango, me encuentro sentado, solo y perdido. Detrás de mí el agua gotea desde el techo en una poza con forma de urna. Delante, la lámpara de mi casco atraviesa las tinieblas. Cuando apago la linterna para ahorrar pilas, sólo queda la húmeda y fría oscuridad, la risa ahogada del agua que fluye despacio y el ocasional chillido de algún murciélago que pasa volando. Si vuelvo a encender la linterna, racimos de brillantes gemas verdes, los ojos múltiples de las venenosas arañas cazadoras, del tamaño de una mano, se ocultan detrás de los salientes de roca y del irregular suelo cubierto de cantos. Lea el artículo completo de la revista.