La ingeniería de la imagen

foto

foto

4 de mayo de 2015

Rodeado de motores robotizados, flashes y zooms de gran potencia, Kenji Yamaguchi construye dispositivos únicos, imposibles de encontrar a la venta. Trabaja en el laboratorio de ingeniería fotográfica de National Geographic, donde fabrica equipos adaptados para resolver los problemas con los que se topan fotógrafos y camarógrafos. Allí uno puede encontrar cámaras robóticas para filmar leones sin que ellos lo adviertan, drones que captan imágenes aéreas de acantilados vertiginosos o la famosa Crittercam, una cámara acoplada a un animal que, sin causarle daño, nos permite ver el mundo desde el punto de vista de un tiburón o de una hiena.

«Conseguir la fotografía jamás lograda –afirma Yamaguchi–. Ese es el lema.» En el laboratorio trabajan él y otros seis ingenieros que construyen y hacen funcionar los equipos fotográficos que documentan las exploraciones financiadas por National Geographic. También dan todo tipo de apoyo tecnológico a los fotógrafos de la revista: cuando alguno necesita montar la cámara en una pértiga de diez metros para tomar la foto de un ave en su nido, solo tiene que marcar su número.

«Los fotógrafos son ellos –dice Yamaguchi–. Mi misión es proporcionarles el equipo necesario para que consigan aquello que se han propuesto.»