Hemeroteca

La época dorada de Cuba

La época dorada de Cuba

La época dorada de Cuba

La Habana, que brilló desde el siglo xvi como primer puerto español del Nuevo Mundo y fue punto de encuentro y de partida de las "flotas de los tesoros" hacia la metrópoli, resplandece ahora con las riquezas rescatadas del mar.

En un edificio blanco y achatado que se alza sobre el puerto de La Habana, un guardia armado abre la puerta de la cámara acorazada. En su interior, bañados de pronto por la luz, brillan lingotes, cadenas, monedas, cuentas y mondadientes de oro. Cerca hay discos de plata del tamaño de bandejas y montoncitos de esmeraldas, ópalos, perlas y zafiros. Estos tesoros, rescatados del fondo del mar por buceadores contratados por el Gobierno y que en otro tiempo simbolizaron la riqueza y el poder de la corona de España, son ahora propiedad del pueblo cubano. Al salir de la cámara, y mientras el guardia cierra la puerta, un arqueólogo marino me pregunta si quiero ver alguna cosa más. Como ejemplo me muestra un astrolabio, instrumento de navegación anterior al sextante. En la actualidad se conservan muy pocos. "Nosotros tenemos tres de los más antiguos de los que se tiene conocimiento", me explica. Luego me enseña un artículo sobre astrolabios escrito por un colega cubano, en el que se citan instrucciones del siglo xvi: "El que quiera orientarse en el mar siguiendo el Sol con un astrolabio, debe sentarse cerca del palo mayor, lugar más estable, pues el balanceo del barco es menor". Lea el artículo completo en la revista.