Hemeroteca

La aventura de Bob Ballard

La aventura de Bob Ballard

La aventura de Bob Ballard

A bordo del buque de investigación Knorr y equipado con la más avanzada tecnología, el explorador Bob Ballard fue en busca de pecios antiguos. Aunque los encontró, tuvo que afrontar problemas que nada tienen que ver con la exploración submarina.

Durante las últimas 48 horas el buque de investigación Knorr, de 85 metros de eslora, hogar provisional de unos 30 ingenieros, científicos y estudiosos, así como de una lista rotatoria de amigos y patrocinadores, ha estado amarrado a un muelle de la ciudad turca de Sinop sin poder cumplir la misión que le ha sido asignada por falta de visados de investigación. El barco, de bandera estadounidense, y su tripulación han llegado al mar Negro para explorar pecios antiguos, pero la prensa local se muestra escéptica. A lo largo del día, grupos de periodistas van y vienen por los muelles apuntando con cámaras y grabadoras a todo el que pueda oírlos desde la cubierta del buque."¿Cuál es la verdadera razón que los trae aquí? ¿Están buscando petróleo? ¿Están en misión secreta para los militares americanos? ¿Están buscando el arca de Noé?"Deseosos de verlo por sí mismos, cientos de lugareños pasean del brazo por el frente marítimo en las agradables noches de fines de julio, y se asombran ante el gran navío atestado de maravillas técnicas que flota como un corcho en la bahía de su histórica ciudad amurallada.Lea el artículo completo en la revista.