Hemeroteca

Islas al límite

Islas al límite

Islas al límite

A lo largo de las costas estadounidenses del Atlántico y del golfo de México, las islas de barrera arrastran a los amantes de la playa a una guerra perdida contra la naturaleza.

La borrasca llegó a las islas de barrera en la costa de Carolina del Norte un día con ráfagas de viento que rizaban y blanqueaban el mar verde-grisáceo. Se aproximó desde el sur, afectando a las Islas Vírgenes, Puerto Rico y las Bahamas, y fue cobrando fuerza a medida que se acercaba como una peonza a la larga cadena de islas de barrera que bordean la costa atlántica de Estados Unidos. El 5 de septiembre de 1996, jueves, ya se sabía con certeza que el huracán Fran apuntaba con su ojo de cíclope hacia el cabo Fear.En la madrugada de ese mismo día ya se había dado la orden de evacuar a los habitantes de las islas de barrera al sudeste de Carolina del Norte. Estos cordones de arena se aplanan ante la acometida de los fuertes vientos de las tempestades, las poderosas olas y las inundaciones, hasta sobresalir solamente entre 150 y 300 centímetros del nivel del mar. En el verano se apiñan en ellas cientos de miles de personas.Lea el artículo completo en la revista.