Hemeroteca

Hubble: un ojo en el infinito

Hubble: un ojo en el infinito

Hubble: un ojo en el infinito

En marzo de 2002, los astronautas de la NASA llevaron a cabo una revisión a fondo del telescopio espacial Hubble. En una misión espacial sin precedentes, le fueron instalados nuevos y potentes aparatos, entre los que destaca la ACS, Cámara Avanzada de Reconocimiento, que ha multiplicado por diez la capacidad del telescopio y ha permitido revelar la existencia de galaxias que se hallan a más de 12.000 millones de años luz de distancia. Con el ojo puesto en el infinito, el Hubble sigue desvelando los secretos de este complejo universo.

El Hubble fue diseñado para recibir servicios de mantenimiento en órbita, pero no para la revisión a fondo efectuada por los astronautas de la NASA en su cuarta misión de mantenimiento, la 3B, en marzo de 2002, en la que ahondaron en las entrañas del telescopio durante largos paseos espaciales y reemplazaron partes que los diseñadores originales nunca creyeron que sería necesario sustituir. La instalación de una nueva unidad de control de energía obligó a cortar la electricidad del satélite, una maniobra sin precedentes que Anne Kinney, directora de astronomía y física de la NASA, comparó con una operación a corazón abierto. El astronauta John Grunsfeld tuvo que darse prisa para terminar su tarea antes de que la temperatura del telescopio apagado descendiera por debajo del límite que podía dañarlo. ¿Volvería a encenderse? "Cuando un ordenador lleva 12 años funcionando, nadie sabe qué fantasmas hay en el sistema", dice Kinney. Cuando todos los sistemas del telescopio se reactivaron, astronautas, astrónomos y responsables de la misión en Tierra suspiraron aliviados. Lea el artículo completo en la revista.