Hemeroteca

Hormigas y plantas: una asociación provechosa

Hormigas y plantas: una asociación provechosa

Hormigas y plantas: una asociación provechosa

En los bosques pobres en nutrientes, hormigas y plantas han evolucionado para satisfacerse mutuamente las necesidades.

Durante millones de años de evolución, las hormigas han desarrollado relaciones muy curiosas con muchas especies diferentes de plantas. La mayoría de estas asociaciones son vagas: las hormigas encuentran un lugar donde vivir en las plantas sin causarles daños ni beneficios. Suelen habitar en tallos muertos huecos o en el poco suelo que se acumula en las ramas. Así, viven en los árboles y en la hierba, excavando cámaras para alojarse y buscando alimento. En un solo árbol de la cuenca del Amazonas en Perú se hallaron hasta 72 especies distintas de hormigas. Pero en algunas relaciones entre hormigas y plantas, ambas partes dan y reciben. Las plantas que mantienen estas asociaciones mutualistas se llaman plantas-hormiga. Muchas de ellas son hermosos ejemplos de coevolución, ya que se han adaptado, junto con las hormigas asociadas, para prosperar en zonas pobres en nutrientes. Lea el artículo completo en la revista.