Hemeroteca

Hacia el interior de la Amazonia

Hacia el interior de la Amazonia

Hacia el interior de la Amazonia

El explorador y activista social Sydney Possuelo cree que los indios no contactados de la Amazonia brasileña deben permanecer aislados. ¿Por qué, entonces, se adentra en uno de los lugares más remotos y menos cartografiados del planeta, arriesgando su vida y la de su equipo, para encontrarlos?

Esta mañana hemos encontrado huellas humanas recientes. Todas apuntaban en la misma dirección que estamos siguiendo ahora, a través de la selva virgen, en el extremo más occidental de la Amazonia brasileña. Los barrigudos ululan y parlotean a lo lejos, puntuada su charla por el ocasional zumbido de un machete y los estridentes gritos de los pihas en el dosel del bosque. Nuestra columna de 34 hombres avanza en silencio, en fila india, formando una hilera que se pierde en la espesura. Sólo uno o dos compañeros quedan a la vista en la borrosa escena de verdes eléctricos y marrones empapados de lluvia. Los demás quedan ocultos por una maraña de ramas colgantes y enredaderas gruesas como anacondas suspendidas de las copas de los árboles a una altura de 30 metros hasta el suelo del bosque. Justo delante de mí, Sydney Possuelo avanza a grandes zancadas por un tramo de terreno llano, un bienvenido cambio después de las abruptas laderas con las que llevamos varios días luchando. "Probablemente somos los únicos que han andado alguna vez por aquí –me dice–. Nosotros y los indios."Lea el artículo completo en la revista.