Hemeroteca

Grecia Antigua III

Grecia Antigua III

Grecia Antigua III

Tras los doce meses de campaña de Alejandro Magno, la lengua y la cultura griegas vincularon durante tres siglos unos reinos que abarcaban desde Egipto hasta el valle del Indo.

La llanura de Beocia, en las laderas del monte Parnaso, al noroeste de Atenas, aparecía yerma bajo el sol abrasador del verano. A sólo unos pasos del borde de la carretera, se recortaba la estatua de un colosal león de mármol, de 8,5 metros de altura, sentado en cuclillas a la sombra de unos árboles frondosos. Aparte de la estatua, ninguna otra característica del paisaje, ni natural ni artificial, delataba que éste fuera el lugar en el que se había librado una batalla desesperada y sangrienta. Aquí, en el caluroso mes de agosto de 338 a.C., cerca de la antigua ciudad de Queronea, una alianza formada por atenienses, tebanos y otras fuerzas griegas fue derrotada estrepitosamente por Filipo II, rey de Macedonia y soberano de las escarpadas extensiones septentrionales del mundo de habla griega. Los guerreros que cayeron de la legendaria unidad de elite tebana, el Batallón Sagrado, lucharon hasta la muerte fieles a su código de honor y fueron enterrados en una tumba común bajo la custodia del monumental león. Lea el artículo completo en la revista.