Joyas del alba

Pierre-David Chambon: la mirada de un fotógrafo

1 / 4

1 / 4

BOON0009.  Sympetrum pedemontanum

Sympetrum pedemontanum

Completamente inerte, una libélula de la especie Sympetrum pedemontanum permanece a la espera de que los primeros rayos de sol evaporen las brillantes gotas de rocío que cubren su cuerpo.

Foto: Pierre-David Chambon

2 / 4

BOON9755.  Coenagrion puella

Coenagrion puella

Visto de frente, este caballito del diablo azul (Coenagrion puella) parece una joya coronada por dos piedras preciosas de color azul intenso.

Foto: Pierre-David Chambon

3 / 4

BOON0326 filtered. Un odonato pasado por agua

Un odonato pasado por agua

De noche, tras el brusco descenso de la temperatura, el vapor de agua se condensa y las gotas se adhieren al cuerpo y los ojos de este insecto del orden de los odonatos. El enorme peso de las gotas aumenta la vulnerabilidad de estos pequeños invertebrados

Foto: Pierre-David Chambon

4 / 4

BOON9729-2. Coleóptero irisado

Coleóptero irisado

Muchas especies de la familia de los crisomélidos, a la que pertenece este coleóptero, ostentan brillantes colores que irisan su cabeza, tórax y abdomen.

Foto: Pierre-David Chambon

Pierre-David Chambon: la mirada de un fotógrafo

Empecé con esta serie fotográfica hace unos dos años, una mañana de primavera en la que salí muy temprano de mi casa. Vivo en el Franco Condado, una región del este de Francia situada entre Suiza y la Borgoña. Debían de ser las 5.30 de la madrugada, despuntaba el alba y los campos estaban cubiertos por el rocío. Las briznas de hierba, empapadas, formaban una espesa capa vegetal, esponjosa y húmeda. Al agacharme para buscar a los habitantes más diminutos de la campiña, descubrí auténticas joyas vivientes. Me fascinaron esos insectos completamente inmóviles, cuya capacidad de movimiento quedaba limitada por las gotas de agua que les dan una apariencia cristalina. Tras hacer algunas pruebas, empecé a retratarlos con la ayuda de un trípode y una cámara con disparador remoto.

Más información

Huevos diminutos

Huevos diminutos

Los días en que no sopla el viento, enemigo mortal de las fotografías macro, suelo pasarme horas arrastrándome entre la hierba empapada buscando libélulas, mariposas, moscas, mariquitas, escarabajos y otros insectos y arácnidos. Es increíble la sensación de entrar en ese pequeño mundo con tanta biodiversidad al que no solemos prestar la atención que se merece. Un mundo que al amanecer nos brinda su lado más mágico.


EL FOTÓGRAFO

Pierre-David Chambon es un fotógrafo francés muy versátil. Sus temáticas predilectas son la naturaleza y el deporte y recientemente se ha especializado en imágenes macro. Trabaja individualmente y también forma parte del colectivo de fotógrafos Les Tontons Shooters. Más información en: www.davidchambon.com