Langures juguetones

Los monos sagrados de la India

Observa el comportamiento de estos primates, en la galería de fotos de Stefano Unterhiner

1 / 8

1 / 8

langures01

langures01

Los saltarines langures de la India pueden ser sagrados, muy útiles o bien una auténtica molsetia.

Stefano Unterthiner

2 / 8

langures02

langures02

¿Son madres con sus crías? No necesariamente. Entre los langures comunes, las hembras de un mismo grupo suelen compartir la tarea de cuidar a las crías. Los pequeños nacen con un pelaje negro y fino que al cabo de unos meses se vuelve espeso y adquiere un tono gris dorado.

Stefano Unterthiner

3 / 8

langures03

langures03

Un macho joven aprovecha su categoría de animal sagrado. Cientos de langures comunes, también llamados langures Hanuman (por el dios mono de la religión hinduista), se mueven libremente por Mandor Garden, un parque histórico de las afueras de Jodhpur. Allí nunca les falta la comida, regalada o robada. Sin embargo, algunos lugareños ven a estos primates simplemente como una molestia.

Stefano Unterthiner

4 / 8

langures04

langures04

Tras un sorpresivo chubasco, unos langures buscan refugio detrás de una cascada estacional en el Thar, donde las temperaturas alcanzan los 50 °C. Estos monos, de unos 60 centímetros de largo y entre 11 y 18 kilos de peso, son los únicos primates aparte de los humanos que viven en este lugar tan hostil.

Stefano Unterthiner

5 / 8

langures05

langures05

Los langures mantienen el equilibrio en los acantilados gracias a sus largas colas. También es divertido tirar de ellas; de hecho, el observador que aparece arriba se está perdiendo una gran ocasión.

Stefano Unterthiner

6 / 8

langures06

langures06

Los jóvenes langures (en la imagen, jugando) tienen una vida difícil. Más de la mitad muere de enfermedad, infanticidio o ataques de depredadores, pero los supervivientes pueden vivir casi 40 años.

Stefano Unterthiner

7 / 8

langures07

langures07

Jóvenes langures jugando.

Stefano Unterthiner

8 / 8

langures08

langures08

Jóvenes langures jugando.

Stefano Unterthiner

Observa el comportamiento de estos primates, en la galería de fotos de Stefano Unterhiner

En la India, «hacer el mono» adquiere otro significado. En Nueva Delhi adiestran a los langures comunes para que ahuyenten a los agresivos macacos Rhesus y otros animales salvajes que pueden invadir los espacios públicos y causar destrozos. Cuando en octubre del año pasado la ciudad organizó los Juegos de la Commonwealth, el ayuntamiento recurrió a los servicios de 38 langures.

Más información

El reino de la pradera india

El reino de la pradera india

Pero estos primates son algo más que guardias de seguridad. Los hindúes los veneran como representantes del dios mono Hanuman, cuyo ejército simiesco ayudó a rescatar a Sita, la esposa del dios Rama, de las garras de un rey demonio, según cuenta una epopeya sánscrita. Las caras y extremidades negras de los langures recuerdan las quemaduras que sufrió Hanuman durante el heroico combate.

La vida de estos primates refleja su estado de gracia. En Jodhpur, al borde del desierto de Thar, unos 2.100 langures salvajes frecuentan regularmente a los humanos en busca de provisiones. Los hindúes del lugar comparten con ellos sus meriendas en los parques, y algunos dejan que entren en sus huertos y se sirvan. Es un cambio bienvenido en comparación con la vida en el Thar, donde los monos tienen que aguzar el ingenio para encontrar plantas e insectos. Como la mayoría son arborícolas, suelen instalarse en lo alto de los riscos del desierto o en los tejados de las casas.

Pero la población humana de la región está creciendo muy deprisa, y la gente podría tomar represalias si las visitas de estos monos a los huertos se transforman en incursiones masivas a los cultivos. Incluso unos animales tan queridos como éstos podrían enemistarse con sus anfitriones.