La mirada de un fotógrafo

Mohammad Reza Domiri

La luz en la mirada

1 / 6

1 / 6

Vakil-mosque.

El shabestan es un espacio subterráneo propio de la arquitectura tradicional de mezquitas, casas y escuelas de la antigua Persia. La imagen panorámica muestra la belleza de los arcos y mosaicos del shabestan de la mezquita de Vakil, en Shiraz, construida entre 1751 y 1773.

2 / 6

Shah(Emam)-mosque.

La luz natural ilumina el interior de la cúpula de la mezquita del Shah, en Isfahán, construida entre 1612 y 1630 durante la dinastía safávida y considerada una joya de la arquitectura persa.

3 / 6

Aliqoliagha-bath.

Una sensación de intimidad impregna el interior del hammam del complejo arquitectónico de Ali Qoli Agha, en Isfahán, que incluye también una mezquita, un bazar y un caravasar o albergue para las caravanas de los comerciantes. El complejo data de la época de la dinastía safávida y ha sido restaurado recientemente.

4 / 6

Nasir-almulk-mosque.

La luz inunda la sala de oraciones a través de las vidrieras de vivos colores de la mezquita de Nasir Al-Mulk, en Shiraz, construida entre 1876 y 1888.

5 / 6

Aliqapu.

El palacio de Ali Qapu, cuya construcción data del siglo XVII, forma parte del gran conjunto arquitectónico de Meydan-e Shah («plaza del Rey») de Isfahán. En la actualidad tiene siete plantas y alcanza una altura de 48 metros. En la planta sexta se encuentra la sala de música, cuya cúpula, formada por intrincados mocárabes,
confiere al espacio una óptima calidad acústica.

 

6 / 6

Seyyed Mosque- Isfahan.

Entre las numerosas muestras de arquitectura islámica de Isfahán destaca la mezquita de Seyyed, la más grande de la ciudad. Fue construida en el siglo XIX por orden del clérigo Seyyed Mohammad Bagher Shafti. A través de cuatro grandes ventanales, la luz se filtra en el interior de la cúpula e ilumina los hermosos azulejos.

La luz en la mirada

En 2004, con apenas 14 años, me lancé con la cámara a fotografiar los paisajes de mi país, Irán. Fotografiaba cualquier cosa, desde las carreteras y los edificios hasta los bosques y otros aspectos de la naturaleza. Lo hacía por pura afición, sin pensar si me lo iba a tomar como un reto profesional o como un mero pasatiempo. Pero hace unos cinco años esa afición se convirtió en pasión, una pasión que hoy combino con mis estudios de Física en la Universidad de Mazandarán. Y, en fin, la arquitectura histórica de mi país me subyugó enseguida. Me fascina observar los cambios de color que genera la luz solar cuando penetra por las ventanas, cómo inunda esos espacios sagrados y potencia las extraordinarias tonalidades que conforman los patrones simétricos y los bellos mosaicos geométricos de las mezquitas. En su interior se crea una atmósfera especial que se metamorfosea a lo largo del día. Mis conocimientos de física me facilitan la relación con la luz y sus propiedades. Intento dar a mis imágenes perspectivas tridimensionales, y me gusta pensar que mis fotos refuerzan el vínculo del visitante con las grandes mezquitas y que, al observarlas, le invito a sucumbir en detalles que quizá no había captado a primera vista. Los lugares que el hombre ha construido como refugios para el alma me atraen poderosamente. Son lugares donde el paso de los siglos parece reflejarse en cada rincón y donde siento una especial comunión cuando miro tras el objetivo.

 


EL FOTÓGRAFO
A este joven iraní le interesa la fotografía de arquitectura, el formato panorámico y la composición geométrica. Mohammad Reza Domiri se ha dado a conocer a través de la red, y sus imágenes de las mezquitas de su país han llamado la atención de los medios internacionales. Más información en: 500px.com/gravity y 360cities.net/es/profile/mohammadreza