Hemeroteca

Mayas, el colapso

Mayas, el colapso

Mayas, el colapso

La guerra incontrolada, sumada a otros factores como la superpoblación, el deterioro medioambiental, la sequía y el derroche empujaron a la civilización clásica maya a su declive y colapso final.

Un día del año 800, la apacible ciudad maya de Cancuén se sumió en el caos. El rey Kan Maax debió de saber que se aproximaba el peligro, porque intentó construir improvisadas defensas en los accesos a su palacio de 200 habitaciones. No las terminó a tiempo.Los atacantes tomaron rápidamente la periferia de la ciudad y se abatieron sobre el corazón de Cancuén. La celeridad del ataque todavía hoy es visible: edificios sin terminar abandonados entre montones de escombros, senderos sembrados de monumentos de piedra a medio tallar, cuencos y vasijas esparcidos por las cocinas del palacio.Los invasores tomaron 31 rehenes. Las joyas y los ornamentos hallados con sus restos revelan que eran nobles, quizá miembros de la extensa familia de Kan Maax o de la realeza de otras ciudades conquistadas. Entre los cautivos había niños y mujeres, dos de ellas embarazadas.Los llevaron a la explanada ceremonial del palacio y allí los ejecutaron de forma sistemática. Los verdugos blandían lanzas y hachas, con las que empalaron o decapitaron a las víctimas, para luego depositar los cadáveres con sumo cuidado en la cisterna del palacio. Lea el artículo completo en la revista