Marsella: Crisol de culturas en Provenza

Inmigrantes de casi todos los puntos del planeta conviven en Marsella. Visita esta vibrante ciudad de la mano del fotógrafo Ed Kashi.

1 / 16

1 / 16

marsella01. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Marsella, ciudad portuaria desde el año 600 a.C., ha acogido constantes oleadas de inmigrantes. La metrópoli mediterránea tiene más de 850.000 habitantes, de los cuales 100.000 proceden de Argelia, Italia, Marruecos, Túnez, Turquía y otros países.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

2 / 16

marsella02. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Marsella tiene su propio arco de triunfo, la Porte d’Aix, que se construyó en 1823 y hoy es punto de encuentro de muchos grupos de inmigrantes. Francia no reconoce de manera oficial las diferencias de raza o etnia entre sus ciudadanos, pero Marsella, considerada una de las ciudades más diversas de Europa occidental, no puede hacer caso omiso de estas distinciones. De hecho, su Gobierno ha abrazado el multiculturalismo y ha autorizado e incluso organizado grupos como Marseille Espérance, una asociación de representantes judíos, cristianos, budistas y musulmanes que ha contribuido a que la ciudad mantuviera la calma y armonía incluso cuando los disturbios raciales se apoderaban de los barrios de viviendas sociales del resto de las ciudades francesas.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

3 / 16

marsella03. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

La petanca es el pasatiempo marsellés por excelencia. Unos jóvenes fuman, beben pastis, charlan e intentan acercar las bolas metálicas lo más posible al boliche, la pequeña bola de madera que en Francia llaman cochonnet (cerdito).

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

4 / 16

marsella04. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Los cafés son un reflejo de la bulliciosa Marsella. La ciudad ha atraído desde siempre a escritores, como Alejandro Dumas, que se empapan del color local mientras saborean una bullabesa y construyen el talante de esta población francesa.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

5 / 16

marsella05. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Un grupo de amigos disfruta del sol del Mediterráneo en la playa Borély, junto al centro de la ciudad. Marsella tiene varios kilómetros de playas a las que se accede en autobús desde cualquier punto de la ciudad y que se han convertido en un verdadero crisol de culturas, especialmente para los más jóvenes. «Lo más importante no es el color de la piel, sino pasarlo bien. Y uno de los mejores lugares para divertirse es la playa –dice Johanna García (con bikini azul de rayas), cuyos abuelos emigraron desde España–. No miramos las diferencias. Nos sentimos todos iguales y no prestamos atención al color de la piel o al origen. Nuestra prioridad es divertirnos.»

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

6 / 16

marsella06. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Mientras en los medios de comunicación se discute sobre la ley que prohíbe vestir en público el velo que cubre todo el rostro, en Marsella es mucho más habitual ver jóvenes de origen musulmán totalmente integradas en la cultura francesa. En la imagen, Nabila Boudjellal, de 31 años y origen argelino, celebra su despedida de soltera a lo grande, de juerga con una pandilla de amigas en un tiovivo del centro de la ciudad.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

7 / 16

marsella07. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

En Marsella muchos inmigrantes viven y trabajan en barrios céntricos como Noailles, en lugar de hacerlo en suburbios distantes y marginados como sucede en París.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

8 / 16

marsella08. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Un inmigrante tunecino aguarda pacientemente a sus familiares en Saint Charles, la bulliciosa estación central. La foto es de septiembre de 2010, apenas unos meses antes de que se produjeran los levantamientos de la Primavera Árabe. Para este hombre, la oportunidad de empezar de nuevo, en Marsella, ya era una realidad.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

9 / 16

marsella09. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

A finales de abril, unos refugiados tunecinos que habían huido de la pobreza y la violencia en su país para acabar sin hogar en su nueva ciudad de adopción, se vieron obligados a vivir de la amabilidad de los desconocidos, en este caso musulmanes marselleses y activistas de izquierdas que distribuyeron alimentos, ropa y demás provisiones cerca de Porte d’Aix.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

10 / 16

marsella10. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Los transeúntes que caminan frente a la iglesia católica de San Vicente de Paúl reflejan la diversidad étnica de Marsella. Los inmigrantes «se consideran marselleses desde el momento que ponen un pie en la ciudad», afirma un vecino.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

11 / 16

marsella11. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Miembros de la comunidad judía, que cuenta con unos 70.000 integrantes (una de las mayores de Europa), asisten a un funeral en el cementerio de Saint Pierre. Judíos y musulmanes «tenemos cuidado con las palabras que usamos –declara un líder judío–. Marsella es como un volcán: si dices algo inconveniente, puede explotar».

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

12 / 16

marsella12. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Después de la oración del viernes, unos comorenses vestidos a la manera tradicional esperan a unos amigos en la misma acera que unos magrebíes, pero separados de ellos. Aunque comparten la religión, existen divisiones profundas entre comorenses, argelinos, tunecinos y otros musulmanes de Marsella. «No hay unidad cultural en la comunidad musulmana –apunta Françoise Lorcerie, director de investigación del Centro Nacional de Investigación Científica en Aix-en-Provence–. Viven en los mismos barrios, pero hablan idiomas distintos y no visten igual. Por lo general la relación entre ellos es distante pero no conflictiva.» Las divisiones culturales, sin embargo, tienden a desaparecer con el paso de las generaciones.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

13 / 16

marsella13. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Durante la oración del viernes los fieles ocupan hasta el callejón trasero de la Rue Gaillard, en la zona norte de Marsella. Aunque cada vez hay más mezquitas y salas de oración nuevas, son insuficientes para la creciente población musulmana.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

14 / 16

marsella14. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Una familia musulmana asiste al sacrificio de unos corderos en la carnicería Mustafá Slimani durante el Id al-Adha, la fiesta que conmemora la aceptación de Abraham de ofrecer en sacrificio a su hijo Isaac. En los hogares musulmanes aún se matan ritualmente muchos corderos, pese a que una ley prohíbe esta práctica.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

15 / 16

marsella15. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Maoulana Charif, un imán originario de las islas Comores, junto a sus hijas en su casa de Plan d’Aou, un barrio de viviendas sociales del norte de Marsella. Con su presencia confía aportar estabilidad a este conflictivo distrito de inmigrantes.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

16 / 16

marsella16. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

En el barrio bohemio de Cours Julien, antes sórdido y peligroso, hoy abundan los cafés, los bares y las librerías. Pero Marsella, tradicionalmente famosa por su corrupción política, violencia callejera y tráfico de drogas, sigue teniendo un gran problema de delincuencia.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

25 de mayo de 2012

Fotografías de Ed Kashi

Probablemente sea cierto que no hay norma dictada en París que no se infrinja en Marsella. La capital de la Provenza tiene bien merecida su reputación de ciudad difícil y rebelde, de puerto que atrae todo tipo de contrabando y toda clase de gentes, algunas de ellas llegadas también de forma clandestina. A lo largo de los siglos la ciudad ha sido un refugio para quienes, procedentes casi siempre del mar, huían de la persecución, las epidemias y la pobreza.

Marsella, la puerta francesa al Mediterráneo

Más información

Marsella, la puerta francesa al Mediterráneo

En los últimos tiempos su importante flujo de inmigrantes es sobre todo de origen musulmán, y al mirar hoy desde una de las muchas playas marsellesas hacia el litoral norteafricano, invisi­ble al otro lado del Mediterráneo, casi se presien­te el diluvio humano que se acerca conforme la agitación del mundo árabe empuja a más refugiados y desempleados a las costas de Europa.

Según las tesis de los políticos de ultraderecha, esa oleada de inmigración se traducirá inevitablemente en un tsunami de puritanismo islámico que socavará el modo de vida europeo y obligará a todas las mujeres a vestirse como una novia talibán. Pero luego uno constata que buena parte de los hombres y mujeres que circulan por la arena marsellesa son de origen africano y árabe, y que las jóvenes llevan bikini, no burka. Gracias a un sistema de transporte público de notable eficacia, desde cualquier punto de Marsella se llega a las playas en menos de 45 minutos.

Y así ocurre que durante varios meses al año, ricos y pobres, blancos y negros, africanos y árabes, musulmanes, cristianos y judíos encuentran su lugar en la arena, se despojan de casi toda la ropa y se tumban a charlar bajo el sol provenzal. Al preguntarles de dónde son no responderán que de Argelia o Marruecos, ni de las Comores, ni siquiera de Francia. Casi siempre contestarán simplemente que de Marsella.

Viaje de Carcasona al País Cátaro

Más información

Viaje de Carcasona al País Cátaro

Mientras en Europa la población de inmigrantes no deja de aumentar, Marsella tal vez sea un atisbo de lo que será el futuro, incluso un modelo de multiculturalismo. Y no porque su equilibrio sea fácil de mantener. En concreto, a cada nuevo conflicto en Oriente Medio, el miedo barre la ciudad francesa. «Cuando estalló la guerra de Iraq de 1991 pensé que Marsella saltaría por los aires por culpa de las imágenes que lle­gaban a los hogares musulmanes a través de las parabólicas –afirma Michèle Teboul, máxima autoridad en Provenza del Consejo Representativo de Instituciones Judías de Francia (CRIF)–. Decíamos: “Si no explota ahora, no explotará nunca”.» Y no explotó: los líderes musulmanes de la ciudad lograron calmar los ánimos cooperando con otras figuras religiosas. En noviembre de 2005 se repitió la historia: cuando las llamas alimentadas por los disturbios se apoderaron de casi todos los barrios de viviendas sociales, llenos de inmigrantes, del resto de las ciudades francesas, la Marsella musulmana mantuvo la calma.

Algunos marselleses creen, con razón, que el milagro de paz social de su ciudad debe mucho a las playas, que constituyen un gigantesco crisol de culturas. Farouk Youssoufa, de 25 años, cortejó a su esposa de 20, Mina, en la playa de Corbière, y hoy suelen frecuentar la del Prado. Youssoufa nació en una isla francesa del archipiélago de las Comores, entre Tanzania y Madagascar, y es negro. Mina, de piel clara, es la hija nacida en Francia de un matrimonio de inmigrantes argelinos. «La nueva generación está mucho más mezclada», dice Youssoufa, que trabaja con chicos y chicas de casi todos los tonos de piel y orígenes étnicos imaginables en un centro cultural de uno de los barrios más duros del norte de Marsella. En la playa, más que en ningún otro sitio, «hay muchas comunidades diferentes que se relacionan, que se mezclan –me explica Youssoufa una tarde de mayo–. Voilà: con el tiempo hemos aprendido a convivir».

10 lugares clave en la vida de Van Gogh

Más información

10 lugares clave en la vida de Van Gogh

Pero «voilà», una coletilla aquí presente en cualquier conversación, no encierra la realidad de toda la historia. El territorio neutral de sol y arena no se extiende a otros ámbitos de la vida urbana. Aunque hay otros rituales que unen a la población (el apoyo incondicional al equipo de fútbol de Marsella, por ejemplo), cuando acaba el partido y anochece en la playa, pueden emerger los prejuicios. En Marsella hay mucho racismo, dice Mina, incluso entre sus propios Montesco y Capuleto musulmanes. «En lugares muy concurridos no hay problema, pero cuando entramos en los barrios de árabes y caminamos juntos nos miran, y a veces a mí me insultan.»

La anécdota plantea la pregunta de si Marsella es realmente un ejemplo de armonía cosmopolita o una sociedad al borde del disturbio. La incómoda verdad es que es ambas cosas.

El ayuntamiento de Marsella, un edificio tejado construido en tiempos del rey Luis XIV, es una sede oficial discreta para lo que se estila en Francia. En las guías de viaje se describe como «de proporciones modestas». No así el alcalde que lo ocupa. Jean-Claude Gaudin parece casi tan ancho como alto, con su chaqueta cruzada de­­sabotonada y el cuello de la camisa de rayas abierto. Gaudin, de 72 años, entra en su despacho y se acomoda tras la mesa. Lleva en el cargo desde 1995 y no parece tener intención de dejarlo en breve.

La Camarga francesa

Más información

La Camarga francesa

Fuera, los veleros llenan el Vieux-Port, los mástiles cintilando bajo la implacable luz blanca de una mañana estival. Las ventanas están abiertas pese al calor porque «el aire acondicionado me fastidia la garganta», dice Gaudin. El ambiente es una mezcla curiosa: una brisa subtropical acariciando la decoración barroca.

«Marsella es la ciudad más antigua de Francia –comienza diciendo el alcalde–. Existe desde hace 2.600 años.» Por un momento creo que va a decir, como suelen hacer los marselleses, que la fundaron los fenicios. «Marsella, blanca, tibia, viva; Marsella, la hermana pequeña de Tiro y de Cartago, y que es su sucesora en el dominio del Mediterráneo; Marsella, siempre más joven a me­­dida que envejece», escribió Alejandro Dumas. Pero Gaudin va por otro lado.

«Es un puerto –prosigue–, y desde siempre estamos acostumbrados a ver extranjeros. La ciudad en sí misma está compuesta, estrato sobre estrato, por poblaciones foráneas llegadas a raíz de ciertos acontecimientos históricos.» Después de 1915, por ejemplo, empezaron a llegar armenios escapados del genocidio turco. En los años treinta se instalaron italianos que huían del fascismo. Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó una inmigración judía norteafricana. Y en 1962, cuando Francia ya había renunciado al dominio colonial de Argelia, Marruecos y Túnez, llegaron decenas de miles de pieds-noirs, ciudadanos franceses de raza blanca que abandonaban la recién independizada Argelia, donde muchos llevaban viviendo desde hacía generaciones.

Al mismo tiempo, «después de la descolonización del “África negra”, entre comillas, como la llamamos nosotros –explica Gaudin–, y de la independencia de los países del Magreb», Marsella se fue llenando gradualmente de otra gente «issus de l’immigration» (fruto de la inmigración). El alcalde parece incomodarse al pronunciar ese eufemismo políticamente correcto, así que le pido que sea más preciso. «Significa que muchas veces los abuelos estaban en Argelia, los padres vinieron aquí y los nietos son franceses pero tienen apellido árabe», dice Gaudin. En otras palabras, franceses de nacimiento, pero a los que siguen considerando de origen extranjero.

Y sin embargo el alcalde de Marsella ignora cuántos de sus vecinos (¿el 20, el 25 %?) son issus de l’immigration. No sabe cuántos son de origen árabe o africano. Ni cuántos tienen raíces musulmanas. En virtud de los «valores republicanos» de Francia (los ideales de laicismo e igualdad) es ilegal que un funcionario, y ello incluye a los del censo, registre la raza, el grupo étnico o la religión de un ciudadano. No solo existe separación entre Iglesia y Estado, sino que la religión no existe oficialmente. Si eres francés, eres francés: nada más, y nada menos. Lo que Gaudin sí sabe es que la asimilación no siempre es fácil ni siquiera para la segunda y tercera generación. El problema de una ciudad con una población inmigrante numerosa no suele ser cómo encajar la primera oleada de recién llegados, sino ver cómo se adaptan, o no, sus hijos y nietos.

Escapada a Tallin

Más información

Escapada a Tallin

Gaudin tiene fama de infringir discretamente los tan alardeados valores republicanos franceses. Tal vez ignore cuántos de sus ciudadanos son musulmanes, pero sabe que está obligado a dar con formas prácticas de trabajar con ellos. Una de ellas es diluir la frontera oficial entre Igle­­sia y Estado. En la década de 1990 el Ayuntamiento propuso a los líderes religiosos la creación de Marseille Espérance, una asociación de representantes judíos, cristianos, budistas y musulmanes que en los últimos 20 años ha ayudado a la ciudad a superar las diversas crisis desencadenadas por conflictos nacionales e internacionales. El Consistorio ha trabajado mano a mano con los líderes religiosos para prevenir desórdenes. También respalda la existencia de emisoras, cementerios y colectivos civiles de las distintas confesiones. Esta cooperación político-religiosa quizás infrinja el ideario oficial, pero en Marsella se impone el pragmatismo.

Gaudin señala que la playa no es el único rasgo geográfico que desempeña un rol significativo en el mantenimiento del crisol multicultural. «Marsella tiene la suerte de estar ceñida por un cinturón de montes.» Inmigrantes y residentes de toda la vida han aprendido a vivir más o menos amontonados. En los 30 años posteriores a la Segunda Guerra Mundial (les trente glorieuses, como les llaman los franceses), cuando la economía al alza del país necesitaba mano de obra extranjera para las fábricas, muchas ciudades francesas levantaron viviendas sociales para inmigrantes en las afueras. «Nosotros hicimos lo contrario –dice Gaudin–. Construimos en el casco urbano.»

El centro «es un distrito con una población norteafricana muy nutrida», prosigue el alcalde. En en el corazón de Marsella, en la plaza frente a la Porte d’Aix, mercaderes de la casbah venden chilabas y velos islámicos, las teterías sirven dulces chorreantes de miel y las agencias de viajes se especializan en peregrinajes a La Meca. El barrio entero es un hervidero de inmigrantes en busca de espacio para su nueva vida y su antigua cultura, aun cuando ambas evolucionan hacia algo diferente. Aquí, en el centro, se yergue una de las mezquitas más antiguas de la ciudad, At-Taqwa; en los cafés, los hombres de más edad saborean sus expresos con la cabeza cubierta por el inconfundible kufi de las Comores; muchas mujeres se cubren el pelo con el hijab, el pañuelo tradicional de las musulmanas. Pocas son las que han vestido alguna vez el velo ultraconservador, el niqab, que oculta todo el rostro.

Ruta entre abadías y castillos cátaros

Más información

Ruta entre abadías y castillos cátaros

Y hoy todavía menos. En abril de 2011 el Gobierno de Nicolas Sarkozy prohibió vestir en público ese tipo de velos. Un día de primavera, con la ley ya en vigor, me crucé cerca de la Porte d’Aix con una joven cubierta de negro de arriba abajo y las manos enguantadas a pesar del calor. Sin duda también le habría gustado taparse el rostro, pero en lugar de eso se había prendido el velo hacia atrás para cumplir la nueva legislación. Su cara exhibía una expresión resuelta y desafiante. Como buena marsellesa, obedecía la letra de la ley pero no su espíritu.

En la festividad musulmana del Id al-Adha, la fiesta del Cordero, me senté cerca de un mercado de la Rue Longue des Capucins (que bien podría ser una calle de Argel o de Tánger) a tomar una copa de vino rosado. Observé a un hombre con barba que cruzaba el mercado con lo que me pareció un bebé desnudo. Luego vi que era un cordero desollado y listo para el despiece. El sacrificio anual de corderos durante esta celebración sacra musulmana ha saltado a la palestra desde que el Gobierno intenta restringir la práctica a mataderos oficiales de las afueras de la ciudad. Pero aun así, quienes critican la invasión de la cultura musulmana presentan los ríos de sangre como un símbolo de barbarie.

«Hay ciertas tendencias xenófobas que se manifiestan de cuando en cuando –reconoce Gaudin mientras hablamos en su despacho–, pero mi política es justo lo contrario: una política de generosidad, fraternidad y unidad, hasta donde me es posible.»

Chenonceau, la joya del Loira

Más información

Chenonceau, la joya del Loira

Una cuestión que pone a prueba las iniciativas de Marsella para acoger a su creciente población issue de l’immigration es dónde y cómo orarán los musulmanes, en caso de que lo hagan. Los viernes los fieles no caben en los relativamente pequeños templos de culto que hay en Marsella y rebosan hacia la calle, a veces bloqueando el tráfico. Para los políticos de derechas el espectáculo es una evidencia de que una horda islámica ha invadido la ciudad. «Los franceses estamos siendo reemplazados por otro pueblo con otra cultura, religión y modo de vida –dice Stéphane Ravier, del ultraderechista Frente Nacional–. La marea de inmigración ha sido tan enorme en los últimos 20 años que nos estamos ahogando.»

«En Marsella hay más de 70 mezquitas y oratorios», informa Gaudin, pero salta a la vista que no bastan. La idea de construir una gran mezquita caló favorablemente. «La población estaba de acuerdo, en un 60 %. Entendían que todas la religiones deberían tener un monumento significativo», prosigue el alcalde. La primera piedra de la mezquita se puso en mayo de 2010. El imán de la principal mezquita de París asistió al acto. Un político del Partido Socialista proclamó que simbolizaría la «convivencia fraternal de las co­­munidades». Se prevé que la obra finalice en 2013.

Tres meses después tomé un taxi para desplazarme al lugar, un complejo de edificios que en su día fueron un matadero municipal. «¿Y precisamente yo tengo que llevarlo allí?», preguntó el taxista, a todas luces contrario a la mezquita. «Ya ha empezado la invasión», añadió mientras recorríamos las calles colina arriba.

Ruta por la Provenza francesa

Más información

Ruta por la Provenza francesa

La comisión que aprobó el proyecto decidió sustituir al muecín y la llamada a la oración por una luz emitida desde el minarete. Pero los conservadores se quejaron de que el alminar, de 23 millones de euros, descollaría sobre toda Marsella, una distinción que siempre se había reservado a la basílica de Notre-Dame de la Garde.

Cuando llegué a los antiguos mataderos no hallé signos de que allí se estuviese levantando ningún minarete, ni rastro de obra alguna salvo unos cuantos carteles de licencia de obras en los muros. En las cercanías unos ancianos jugaban a la petanca. «¿Es aquí donde se va a construir la mezquita?», pregunté. «Sí –contestó uno, mirando a los demás como pidiendo permiso para hablar–, pero al final no creo que se haga.» ¿Y eso por qué? «Cuestión de pasta», dijo otro.

Fue Gaudin quien propuso reconvertir parte del complejo de mataderos en mezquita para re­­ducir gastos, pero la comunidad musulmana se cerró en banda. La idea de usar un edificio donde se había matado animales sin respetar las estrictas reglas de la ley religiosa era inaceptable para muchos. Se aferraron a la idea de que la mezquita debía construirse desde los cimientos.

Recorrido por la Bretaña francesa

Más información

Recorrido por la Bretaña francesa

Regresé cuando la primera piedra llevaba un año puesta. No se había hecho nada más. Uno de los encargados de buscar financiación para la mezquita había sido expulsado por otro de los miembros de la comunidad. A raíz de la disputa se había cerrado el grifo. El edificio que se supone debía representar la «convivencia fraternal» de los marselleses acabó representando las profundas divisiones entre los propios musulmanes. El pasado octubre, en respuesta a las continuas que­jas de comerciantes y residentes de la zona por la falta de aparcamiento para los fieles que atraería la mezquita, se canceló la licencia de obra.

«Quien no es de aquí tiene la impresión de que en Marsella las comunidades [musulmanas] están unidas –dice Omar Djellil, de la mezquita At-Taqwa, en Porte d’Aix–, pero es pura apariencia. En realidad, por una cuestión de afinidad cultural, la gente prefiere relacionarse con los suyos. Los comorenses con los comorenses, los argelinos con los argelinos, los marroquíes con los marroquíes. Voilà!»

Lo que preocupa a algunos marselleses no es la «talibanización» caricaturizada por la extrema derecha, sino lo que consideran una paulatina islamización de una ciudadanía básicamente obrera, y ya no solo los issus de l’immigration. «Creo que la cultura musulmana está haciéndose definitivamente con los estratos sociales más bajos –apunta Michèle Teboul, del CRIF–. Hay mucha gente que se casa con musulmanes.»

«Una integración verdadera», digo yo.

«Depende de si hay una mezcla de dos culturas y no una cultura que se impone a la otra», contesta Teboul. En su opinión, el laicismo institucional y la prevalencia de la corrección política han minado el sistema de valores de la sociedad francesa y privado a la población de una sólida conciencia de la tradición. «El amor a la patria y los valores, religiosos o de otra índole, han sido desplazados por lo políticamente correcto, y eso ha contribuido a quebrar familias que se han quedado sin referentes, en particular las más desfavorecidas.» El islam, dice Teboul, ayuda a estructurar la vida de muchas personas que sienten ir a la deriva. «Estoy convencida», afirma.

Castillos del Loira

Más información

Castillos del Loira

Muchos jóvenes musulmanes se sorprenderían ante las preocupaciones de Teboul. Para quien, como ellos, vive en un mundo híbrido de mezcla de culturas, aferrarse a las tradiciones islámicas parece una causa perdida, cuando no un sinsentido. Su voz política es mínima. La ma­­quinaria política local está dominada por una vieja guardia descendiente de anteriores oleadas de inmigrantes, en la que abundan los apellidos italianos y escasean los árabes. A escala nacional casi todos los musulmanes a los que París da credibilidad, y eso si lo hace, en cuestiones que afectan a su comunidad nacieron fuera de Francia. «La paradoja es que a los que hemos nacido aquí no se nos reconoce –dice Djellil–. Somos de cultura francesa, estudiamos en colegios franceses, compartimos muchas de las demandas de amigos nuestros llamados Jean-Pierre o François. Hay un verdadero problema generacional.»

Si la ropa, la música y la cultura pop son indicativos, muchos chicos musulmanes parecen identificarse más con el gangsta rap americano que con el islam radical. El sonido y estilo hip-hop han calado especialmente en Marsella, donde el submundo es la única realidad para muchos jóvenes. El cantante Soprano tomó ese nombre de la serie televisiva estadounidense. Es de ascendencia comorense y profesa con orgullo la fe musulmana. Se inició en la música a principios de los años noventa con cantos islámicos, pero pronto se pasó al rap. En su reciente Regarde-Moi canta sobre lo que es criarse con unos padres que no hablan una palabra de francés, destacar en los estudios y luego ver que todas las puertas están cerradas.

Farouk Youssoufa, el joven que trabaja con inmigrantes en los barrios del norte de Marsella, ve de cerca y a diario el atractivo de la delincuencia. «Hay venta de droga –me cuenta–. Hace cinco o seis años se robaban muchos coches. Hoy hay muchos atracos a mano armada. Se han puesto de moda.» La mujer de Youssoufa es una de las monitoras del centro juvenil. Le pregunto si alguna vez se ha planteado llevar hijab. «Espero llevarlo –dice, sorprendiéndome de entrada–, pero cuando sea mayor.» «¿Cuánto mayor?», le pregunto. Tal vez a los 40, dice, y obviamente le parece que falta una eternidad.

Los druidas, los misteriosos filósofos de la Galia

Más información

Los druidas, los misteriosos filósofos de la Galia

¿Cómo será Marsella para entonces? Tiene muchos números para convertirse en la primera ciudad europea con mayoría de habitantes de origen musulmán. Muchas otras urbes seguirán la estela de Marsella, y llevarán a cabo sus propios experimentos de integración, nada sencillos. Pero cuesta imaginar que en esta costa mediterránea las playas estén algún día menos concurridas o que los bañistas dejen de identificarse como marselleses, nada más, y nada menos.