Heridas profundas: el conflicto de Cachemira

Un adolescente que ha perdido la vista a causa de los perdigonazos simboliza el conflicto de Cachemira.

1 / 4
Kashmir1. Un conflicto enquistado

1 / 4

Un conflicto enquistado

Las mujeres lloran la pérdida de un joven muerto en un conflicto que ya dura desde hace unas décadas, que se ha cobrado decenas de miles de vidas y que no tiene visos de solución.

Foto: Cédric Gerbehaye

Kashmir2. Disturbios a las puertas de la mezquita

2 / 4

Disturbios a las puertas de la mezquita

Las revueltas estallan a las puertas de Jama Masjid, la mezquita principal de Srinagar, punto de encuentro de los independentistas.

Foto: Cédric Gerbehaye

Kashmir4. Manifestantes de Srinagar

3 / 4

Manifestantes de Srinagar

Manifestantes de Srinagar lanzan piedras contra las fuerzas de seguridad de la India. En sentimiento antiindio "se lleva en los genes", asegura Zahoor Wani, de Amnistía Internacional.

Foto: Cédric Gerbehaye

Kashmir3. A golpe de tirachina

4 / 4

A golpe de tirachina

Un policía indio utiliza un tirachinas contra los manifestantes. Es más habitual que disparen perdigones, que hieren indiscriminadamente.

 

 

Foto: Cédric Gerbehaye

Kashmir1

Heridas profundas: el conflicto de Cachemira

Farzan Sheikh estaba en su cuarto haciendo los deberes de matemáticas cuando oyó una escandalera en la calle. Era el 28 de marzo de 2017, a media tarde, y por su barrio de Srinagar, en la zona de Cachemira administrada por la India, pasaba un cortejo fúnebre.

Movido por la curiosidad, el adolescente, de 16 años, salió a la calle, donde llegó a entrever el cadáver amortajado que portaban en procesión. Entonces oyó consignas procachemires y vio que la policía india empezaba a lanzar gases lacrimógenos y a disparar perdigones para dispersar a la multitud. Sheikh corrió hacia el callejón que llevaba a su casa. «Vi un policía que me apuntaba con un arma y me disparó a bocajarro –declara–. Fue lo último que vi».

Chernobil 32 años después de la catástrofe

Más información

32 años después de la catástrofe



Cayó al suelo, sangrando por el ojo izquierdo; tenía la parte izquierda del tronco –abdomen, pecho y cuello– acribillada de perdigones de plomo. Un desconocido lo trasladó en moto al Hospital SMHS, el principal centro sanitario público de Srinagar. Allí lo localizaron sus padres.

Perdió la vista del ojo izquierdo. Le habían disparado con un arma cuya prohibición reclama Amnistía Internacional a la India. Los cartuchos de perdi­gones contienen hasta 630 fragmentos metálicos que se dispersan indiscriminadamente. Las fuerzas de seguridad indias usan estas armas para sofocar revueltas, pero aunque no maten, su munición causa graves heridas.

Los cartuchos de perdi­gones contienen hasta 630 fragmentos metálicos que se dispersan indiscriminadamente


Los problemas de Cachemira se re­montan, como mínimo, a la creación de los Estados modernos de India y Pa­kistán en 1947. Desde entonces han estado en guerra en dos ocasiones por esta región himalaya de mayoría musulmana, que ambos reclaman y se han repartido. China también está en el ajo, pues controla casi una quinta parte de Cachemira. La región administrada por la India, que abarca el estado de Jammu y Cachemira, es el único estado indio en que los musulmanes superan de lejos a los hindúes: un 68% frente al 28% hindú. (Sijs, budistas y cristianos completan el porcentaje restante).

Muchos cachemires llevan décadas reclamando la independencia. Otros se identifican con Pakistán o con la India y desean integrarse en uno u otro país.

Movimiento separatista cachemir


Desde el año 1989 un ala militar del movimiento separatista cachemir ha intensificado esta disputa territorial. El Gobierno indio considera este elemento armado un grupo terrorista insurgente y lo combate con soldados y unidades paramilitares como la Fuerza Central de Reserva Policial (CRPF, por sus siglas en inglés). Según la India, el conflicto se ha cobrado 40.000 vidas; según los separatistas cachemires, casi 95.000.

La región administrada por la India, que abarca el estado de Jammu y Cachemira, es el único estado indio en que los musulmanes superan de lejos a los hindúes: un 68% frente al 28% hindú


El SMHS ha tratado como mínimo mil lesiones oculares por perdigonazos desde que en julio de 2016 la muerte de un conocido militante en combate con fuerzas gubernamentales sacó a los cachemires a las calles. Aunque en toda la India se registran periódicamente protestas populares en contra de asuntos diversos, la policía india solo dispara perdigones en Cachemira. La CRFP ha declinado responder preguntas sobre el uso de estas armas.

«Hace 70 años, el sentimiento anti­indio entre los cachemires quizás existiese en la lengua, no en las entrañas –dice Zahoor Wani, de Amnistía Internacional–. Después pasó a la sangre. Ahora ya está en los genes. Se fortalece con cada generación».

10 curiosidades sobre la foto "La niña afgana" de Steve McCurry

Más información

10 curiosidades sobre la foto "La niña afgana" de Steve McCurry

10

Fotografías

La noche del 7 de agosto de 2017, Farzan Sheikh estaba delante de su casa desactivando un limitador para apagar la farola que apuntaba directamente a su dormitorio del primer piso. «En cuanto la apagué, oí un vehículo», dice. Era de la Fuerza Central de Reserva Policial. No oyó advertencia alguna, solo un estallido que sonó como un balazo, amplificado en el silencio de la noche.

«Cuando abrí los ojos, vi una oscuridad total», dice el joven, que esa vez había recibido un perdigonazo en el ojo derecho. Tras un rosario de operaciones, los médicos dicen que Sheikh no recobrará la visión del ojo derecho. En el izquierdo se ha sometido a cuatro intervenciones, y creen que a base de tiempo y cirugías podría llegar a recuperar un 40 o 50% de visión en ese ojo.

«Perdí la vista por nada –se lamenta Sheikh–. Estoy furioso, furioso con todo el mundo». Si recupera parcialmente la visión, piensa empuñar un arma y unirse a la insurgencia. «Mi enemigo no es una persona concreta –dice–. Son las fuerzas de seguridad en pleno».

Omán, la Arabia más fascinante

Más información

La Arabia más fascinante

16

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?