Cuba y su amor incondicional por el béisbol

Durante la Guerra de Independencia, el béisbol se convirtió en símbolo de las aspiraciones de una Cuba moderna y descolonizada. Hoy este deporte sigue siendo todo un icono de la isla caribeña.

1 / 8
150327 CUBB 0655. Un estadio emblemático

1 / 8

Un estadio emblemático

Un bateador del equipo de los Piratas de la Isla afronta su turno al bate en el estadio de béisbol Cristóbal Labra, en Nueva Gerona, capital de la Isla de la Juventud. Inaugurado en 1957, el estadio no tuvo luz eléctrica hasta el año 2007; un año después un ciclón lo dejó de nuevo a oscuras.

 

Foto: Ira Block

140507 CUBB 0235. Equipo insignia

2 / 8

Equipo insignia

El Industriales, en la imagen desplegando juego en el estadio Latinoamericano de La Habana, es el equipo insignia del béisbol cubano. Sus jugadores son conocidos con dos pseudónimos: «los azules» y «los leones».

Foto: Ira Bock

150325 CUBB 0623. Un deporte para todos

3 / 8

Un deporte para todos

Bajo la imagen de un joven Fidel Castro empuñando un bate de béisbol, los hinchas asisten a un partido en el estadio Victoria de Girón de Matanzas. En Cuba el béisbol es seguido por gente de toda condición.

 

Foto: Ira Block

151213 CUBB 0115. Vieja protección facial

4 / 8

Vieja protección facial

Un árbitro equipado con una vieja protección facial de cuero posa para el fotógrafo.

Foto: Ira Block

151217 CUBB 0235. Deporte mixto

5 / 8

Deporte mixto

Lisa Medina es una de las muchas mujeres que practica el béisbol desde la niñez.

Foto: Ira Block

150317 CUBB 0389. Equipo insignia del béisbol

6 / 8

Equipo insignia del béisbol

El Industriales, en la imagen desplegando juego en el estadio Latinoamericano de La Habana, es el equipo insignia del béisbol cubano. Sus jugadores son conocidos con dos pseudónimos: «los azules» y «los leones».

Foto: Ira Block

151217 CUBB 0242. Vladimir Mirabel

7 / 8

Vladimir Mirabel

Vladimir Mirabel es uno de los jugadores más veteranos.

Foto: Ira Block

150320 CUBB 0484. Falta de medios

8 / 8

Falta de medios

En Cuba, la falta de medios no impide a nadie practicar el deporte nacional. Es habitual ver a los jóvenes emplear ramas de madera o tubos de PVC como bates para golpear las pelotas, que en realidad no son más que pequeñas piedras envueltas con papel y cinta adhesiva.

 

Foto: Ira Block

140507 CUBB 0235

Cuba y su amor incondicional por el béisbol

Hace años que viajo con frecuencia a Cuba, un país que hoy se halla en plena transformación. Para los cubanos el béisbol es, más que un deporte, una especie de religión, y para mí verlos jugar es como un viaje al pasado: así debían de ser los jaleados partidos que se disputaban en los Estados Unidos de los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado. Percibo sin embargo que toda esta realidad tan arraigada se transformará a corto plazo.

No puedo predecir ni el momento en que sucederá ni el cómo, pero siento que necesito plasmar en imágenes una Cuba que afronta un fin de ciclo. Amo el béisbol, aunque no me interesa tanto la acción deportiva en sí misma –una carrera hacia la segunda base en La Habana es muy similar a otra en Nueva York– como captar el devenir del país y de sus gentes a través de este deporte que arraigó aquí a finales del siglo XIX, en un momento histórico en el que Cuba luchaba por liberarse del yugo colonial español.


El béisbol arraigó en Cuba a finales del siglo XIX, en un momento histórico en el que el país luchaba por liberarse del yugo colonial español


Como la mayoría de los jugadores jóvenes no pueden costearse un equipo, se espabilan compartiendo un viejo guante, armados con bates hechos con ramas de madera o tubos de PVC y con pelotas que no son más que piedras envueltas con papel de regalo arrugado y cinta adhesiva.

He querido documentar el juego a todos los niveles: aficionados y profesionales, jugadores y entusiastas seguidores, en las ciudades y en las áreas rurales. Pero cuando el final de este viaje ya estaba próximo, sentí que me faltaba algo: los jugadores de más edad. Por ello, tras contactar con algunas ligas de veteranos, fotografié a hombres y mujeres que habían jugado en equipos profesionales o de aficionados.

10 visitas imprescindibles en Santiago de Cuba

Más información

10 visitas imprescindibles en Santiago de Cuba

10

Fotografías

Es impresionante ver a alguien de 70 años lanzándose a la tercera base, y aún más, ver cómo se levanta para ponerse a salvo. Sus vívidos rostros se iluminan cuando practican el juego de su infancia. Un guiño a un tiempo que se acaba, repleto de magia.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?