Cartografía

Cien años de mapas NG

La división cartográfica de National Geographic Society, que este año celebra su centenario, ha representado la tierra, los mares y los cielos en unos mapas pródigos en datos, innovadores en su concepción y capaces de evocar sueños.

1 / 12

1 / 12

NationalGeographic 575554. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

Charles Stern, Robert Ellis y Don Jaeger revisan un mapa en 1957, una época en la que gran parte del trabajo se hacía a mano.

Foto: Bates Littlehales, National Geographic Creative

2 / 12

NationalGeographic 533690. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1991 DESINTEGRACIÓN DE LA URSS

El auge y la caída de los regímenes políticos, una disputa territorial, el retroceso de la línea de costa o la aparición de una nueva nación independiente: todo ello afecta al dibujo y la rotulación de los mapas. Cuando en 1991 se disolvió la Unión Soviética, hubo que cambiar el 90 % de los topónimos de Ucrania.

3 / 12

1914 08 Balkan States. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1914 NUEVOS ESTADOS BALCÁNICOS Y EUROPA CENTRAL

En agosto de 1914 National Geographic publicaba un mapa de Europa Central y los estados balcánicos, escenario de uno de los conflictos más sangrientos de la historia: la Primera Guerra Mundial. El entonces director de la revista, Gilbert H. Grosvenor, preveía la inminente conflagración y tenía los mapas impresos y listos para su distribución. El mapa, se informaba a los lectores, pretendía «adherirse a la política de National Geographic Society de proporcionar a sus miembros […] la información más fidedigna disponible […] concerniente a cualquier región del globo cuyos sucesos monopolicen en un momento dado la atención del mundo».

4 / 12

1944 07 Germany. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1944 ALEMANIA Y SUS ACCESOS

Nuestros mapas han hecho historia, no solo se han limitado a narrarla. El general Dwight D. Eisenhower usó nuestro mapa de Alemania cuando en 1945 emprendió la ofensiva, y cuando el B-17 en el que viajaba el almirante Chester W. Nimitz, comandante en jefe de la Flota del Pacífico, se perdió en un temporal, el piloto aterrizó sano y salvo guiándose por nuestro mapa del escenario bélico del océano Pacífico. Nimitz escribiría a Gilbert H. Grosvenor: «nos prestó una ayuda tan inesperada como inestimable».

5 / 12

NationalGeographic 595039. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1944 ALEMANIA Y SUS ACCESOS

El general Dwight D. Eisenhower (a la derecha) usaba nuestro mapa de Alemania cuando en 1945 emprendió la ofensiva. «Será de gran utilidad en mi despacho», escribió al recibir la cartoteca.

Foto: B. Anthony Stewart, National Geographic Creative

6 / 12

NationalGeographic 483739. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1942 GUÍA DOMÉSTICA DE LA GUERRA

«Saquen y desplieguen un mapamundi –instaba el presidente Franklin Delano Roosevelt a los radioyentes el 23 de febrero de 1942, aproximadamente tres meses después del ataque japonés a Pearl Harbor–. Sigan conmigo las referencias que haré a los frentes de batalla de esta guerra, que recorren el planeta entero.» En muchos hogares, ese mapa sería el que iba con la Geographic de diciembre de 1941.

Foto: B. Anthony Stewart, National Geographic Creative

7 / 12

1969 02 Earths Moon. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1969 LA LUNA DE LA TIERRA

Obra de belleza extraterrenal, este mapa de la Luna realizado en 1969 fue el primero que mostraba en una sola hoja las dos caras de nuestro satélite, la visible –la que vemos siempre de noche– y la oculta. Como en todos los mapas elaborados por la división cartográfica de la Sociedad, no se escatimaron esfuerzos. El dibujante cartográfico Tibor Toth, quien sombreó la superficie lunar cráter por cráter, pasó varias semanas en el Observatorio Lowell de Flagstaff, en Arizona, estudiando la Luna. El mapa aportaba cantidad de datos: recogía un inventario de las lunas de nuestro sistema solar conocidas por entonces (32), exponía el plan de alunizaje del Apolo, explicaba los eclipses y presentaba un diagrama de las fases lunares.

8 / 12

1968 06 Atlantic Ocean floor side 2. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1968 EL FONDO OCEÁNICO DEL ATLÁNTICO

Un mapa del mundo submarino revelaba un lecho oceánico fracturado por cordilleras. Basado en el trabajo de Bruce Heezen y Marie Tharp, geofísicos de la Sociedad, este mapa acercó al gran público a los conceptos de deriva continental y tectónica de placas. En 1950 Tharp empezó a trasladar a las cartas batimétricas los datos tomados por barcos en el Atlántico, aunque a ella no se le permitía embarcarse. En 1978 se le concedió la Medalla Hubbard de la Sociedad por su investigación pionera.

9 / 12

1988 11 Mt Everest side 2. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

1988 EL MONTE EVEREST

Este mapa, publicado en noviembre de 1988, fue fruto de la segunda colaboración entre la Sociedad y Bradford Washburn, cartógrafo, montañero y director del Museo de Ciencias de Boston. (La primera fue un mapa de 1978 del Gran Cañón del Colorado.) Para cartografiar las casi 100.000 hectáreas de la región se contó con una cámara de alta resolución montada en el transbordador espacial Columbia y 160 fotografías aéreas solapadas tomadas desde un Learjet que volaba a 12.000 metros de altitud.

10 / 12

MAPA POLO. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

2002 LA ANTÁRTIDA: UNA NUEVA ERA DE EXPLORACIÓN

En los albores del siglo XX Roald Amundsen, Ernest Shackleton y Robert Falcon Scott rivalizaron por alcanzar el polo Sur. «Hoy el objetivo es el conocimiento», proclamaba el texto que acompañaba este mapa suplemento publicado con el número de febrero de 2002. En consecuencia, además de la altura de la superficie, el espesor del casquete de hielo y la velocidad del flujo del hielo, el mapa ubicaba las muchas estaciones científicas y meteorológicas de un continente con un clima y una topografía extremos. El perfil costero se basó en la Misión de Cartografiado de la Antártida de 1997 del Radarsat, aunque, como apuntaba el texto, «la Antártida es la pesadilla del cartógrafo: cuando se ha trazado su perfil, es probable que este ya haya variado significativamente».

11 / 12

ProtectingVenice FloodMap18. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

2009 VENECIA: LA CIUDAD QUE SE DESVANECE

En un artículo de septiembre de 2009 National Geographic rendía homenaje a la belleza efímera de Venecia, «sin estar en el mar ni en la tierra, sino rielando entre ambos», en palabras de la autora, Cathy Newman. Los venecianos están habituados a mojarse los pies, y los esfuerzos por mitigar los efectos a largo plazo del agua forman parte de la vida diaria en la ciudad. Este mapa revela los efectos del acqua alta, la implacable inundación periódica de Venecia fruto de la complicidad entre las mareas altas y unos cimientos que se hunden. Las zonas más bajas (azul oscuro) son las que se anegan con más frecuencia. Los círculos indican los edificios más propensos a quedar inundados, dadas su ubicación y su estructura, cuando la zona queda sumergida.

Virginia W. Mason, NGS. Fuentes: Ayuntamiento de Venecia; Insula; Forma Urbis; Centro del Proyecto Venecia, Instituto Politécnico de Worcester.

12 / 12

BT001322. 100 años de mapas NG

100 años de mapas NG

5 de mayo de 2015

Las coordenadas del despacho de «El Geógrafo» de National Geographic Society son 38° 54’ 19” N, 77° 2’ 16” O.
Podría decirse que Juan José Valdés, la persona que hoy ostenta ese título, sabe perfectamente el lugar que ocupa en la Sociedad. Pero las atribuciones de su departamento –National Geographic Maps–, que este año celebra su centenario, no se restringen a ubicar solamente a El Geógrafo, sino también todos los montes, ríos, lagos, carreteras, arrecifes, fiordos, islas, ensenadas, glaciares, océanos, planetas, galaxias y sistemas solares que existen; en resumen, todos y cada uno de los accidentes físicos de la tierra, el mar o el espacio. Mientras escribo estas líneas (y el dato queda obsoleto nada más consignarlo) National Geographic Maps ha producido 438 mapas de gran formato, diez atlas del mundo, decenas de globos terráqueos, unos 3.000 mapas para la revista im­­presa y muchos, muchos más en formato digital. ¿Qué distingue un mapa de National Geographic? Sin duda alguna, la exactitud y la meticulosidad. El mapa de la Luna confeccionado en 1969 ubicaba los puntos de alunizaje de 22 de las 23 naves no tripuladas que se posaron sobre la superficie lunar (se ignoraba, y aún se ignora, dónde se estrelló la sonda Orbiter 4). Pero el sello distintivo de la división cartográfica, fundada por el primer director a tiempo completo de la revista, Gilbert H. Grosvenor, es y siempre será la innovación. El primer jefe de cartografía, Albert H. Bumstead (cartógrafo jefe entre 1915 y 1939), marcó el ritmo al inventar la brújula solar que utilizó Richard E. Byrd cuando en 1926 voló hasta el polo Norte (ya que las brújulas magnéticas no funcionan bien cerca de los polos), además de la fotocomponedora epónima, la Bumstead, que sustituía la laboriosa rotulación manual de topónimos por tipografías obtenidas fotográficamente. Para garantizar la legibilidad de los mapas, Charles E. Riddiford, cartógrafo en plantilla desde 1923 hasta 1959, diseñó varios tipos de letra elegantes y de fácil lectura que la Sociedad patentó en su día y todavía hoy sigue utilizando. En 1957 la sección de mapas puso su ingenio al servicio del programa espacial diseñando un pequeño rastreador portátil de satélites. Su inventor, Wellman Chamberlin (cartógrafo jefe entre 1964 y 1971), ideó también el geómetro, una es­­pecie de funda de plástico con la que se cubría un globo terráqueo y permitía medir distancias.
La cartografía progresaba al mismo ritmo acelerado que el propio mundo. John B. Garver (cartógrafo jefe entre 1982 y 1991) supervisó la instalación de un sistema informático Scitex tan grande que precisaba su propia sala climatizada; el ordenador elevó el nivel de precisión y simplificó el proceso de producción cartográfica. Allen Carroll (cartógrafo jefe entre 1998 y 2010) lanzó en 1999 National Geographic MapMachine, el primer atlas interactivo de NGS en la web.
En el pasado se tardaba meses en producir un mapa. En la vertiginosa era digital, algunos de los mapas que se cuelgan en la web de National Geographic pueden estar listos en cuestión de horas, pero la precisión sigue siendo importante.
¿Qué deparará el futuro a la ya centenaria división cartográfica? «La cartografía ciudadana permitirá que cualquiera cree mapas superespecíficos –dice Juan Valdés–. A medida que más dispositivos se co­nectan a internet, los usuarios pueden localizar y cartografiar más lugares. Los relojes y las gafas inteligentes recogerán muchos más geodatos.» «Huelga decir –añade– que los cartógrafos de la Sociedad seguirán teniendo que estar ahí para recopilar y analizar esos datos.»