Hemeroteca

George Mallory

George Mallory

George Mallory

Esta primavera, el autor encontró el cuerpo del montañero británico que desapareció hace 75 años mientras escalaba el monte Everest. ¿Fue Mallory el primer hombre en alcanzar la cumbre?

Era una mañana soleada y fría en el monte Everest. La luz del sol que llegaba por encima de la arista nordeste hacía que, a 8.200 metros, el aire enrarecido pareciera más caliente de los –18ºC a que estaba. A 2.100 metros más abajo, en el Tibet, relucían las pozas de agua de fusión en el extremo del glaciar Rongpu, que se extendía como una alfombra a medida que avanzaba por el valle.Ese día, el 1 de mayo de 1999, me hallaba en la montaña como miembro de una expedición que buscaba pistas sobre el destino de George Leigh Mallory y Andrew Irvine, los legendarios escaladores británicos que desaparecieron en la arista nordeste el 8 de junio de 1924. No muy lejos de allí, una expedición británica encontró en 1933 un piolet con marcas que indicaban que había pertenecido a Irvine. En 1975, un escalador chino, Wang Hongbao, informó haber visto un cuerpo deteriorado, al que describió como un "inglés", más abajo de donde se había encontrado el piolet.Cuando acabé de buscar en el borde inferior de una terraza de nieve, me quité los crampones para empezar a descender por una pronunciada pendiente de piedras sueltas y bloques lisos que habían quedado expuestos tras un invierno con poca nieve. Una mancha blanca, distinta a la nieve y tan brillante como el mármol, atrajo mi atención. Me di cuenta de que era un cuerpo con la piel blanca, descolorida. Una bota con clavos. Una cuerda de escalada trenzada. Nada de nailon.Lea el artículo completo en la revista.