Hemeroteca

Focas de Groenlandia

Focas de Groenlandia

Focas de Groenlandia

Hambrientos lobos del mar para los pescadores, que ven menguadas las capturas de sus redes por su causa, y célebre estandarte para los activistas de la lucha contra el comercio de pieles, estos entrañables animales vuelven a ser objeto de debate.

Las hembras flotan como tapones de corcho en un mar de hielo picado, asomando la cabeza por encima de la superficie helada para vigilar a sus crías. Estamos a mediados de marzo, la temporada alta para las focas de Groenlandia. Han efectuado una migración de 3.200 kilómetros desde el Ártico para llegar a sus tradicionales cuarteles de primavera en el golfo de San Lorenzo y frente a las costas de Labrador y Terranova. Todos los grandes hitos de su vida –apareamiento, nacimiento de las crías y muda– se producen aquí.He venido al golfo para observar la estancia meridional de Pagophilus groenlandicus, la "groenlandesa amante del hielo". Pero hay otra razón. Hace 40 años, la caza de crías de foca suscitó un fuerte conflicto entre los cazadores canadienses y las asociaciones protectoras de animales. El cachorro de foca de Groenlandia, con su mullido pelaje blanco y suplicantes ojos negros, se convirtió en la mascota del movimiento contra la caza de focas y en un símbolo de los errores de la explotación humana de la naturaleza.Lea el artículo completo en la revista.