Hemeroteca

Explorando la selva del Amazonas en hidroavión

Explorando la selva del Amazonas en hidroavión

Explorando la selva del Amazonas en hidroavión

El 11 de marzo de 1925, tras nueve meses sobrevolando una cuenca del Amazonas en hidroavión, dos miembros de una expedición científica dirigida por Alezander Hamilton Rice lograron divisar, por primera vez en la historia, la cabecera del río Parima, en el noroeste de Brasil. Se levantó así el mapa de este río amazónico hasta entonces inexporado, con sus meandros, sus cascadas y sus rápidos. En abril de 1926, la Geographic publicó un reportaje sobre esta hazaña.

La extrema densidad de las selvas y los peligrosos rápidos de los ríos habían convertido la parte alta de la cuenca del Amazonas en un espacio en blanco, un territorio aún no explorado. Era prácticamente imposible penetrar por tierra o por río. Pero aún quedaba una tercera posibilidad: explorarla desde el aire. Fueron 20.000 kilómetros sobrevolando el río y la selva más grandes del mundo. Los artífices de esta hazaña formaban una expedición de más de cien personas. Acompañaban al doctor Rice varios especialistas. Un etnólogo, un cartógrafo, un médico, un ingeniero y varios técnicos encargados del pilotaje y el mantenimiento del hidroavión aunaron sus esfuerzos para conseguir su objetivo. Se trataba de reconocer y cartografiar el río Branco y uno de sus afluentes occidentales, el Uraricoera, seguir el curso de este último hasta su nacimiento en la sierra de Parima, en los confines de Brasil y Venezuela, y averiguar si existía alguna conexión entre la cabecera del Uraricoera y la del Orinoco. Lea el artículo completo en la revista.