Esta vez sí

pisa

pisa

6 de octubre de 2015

Parece que la torre de Pisa seguirá en pie durante un buen tiempo: inclinada pero estable. Más de doce años después de una importante intervención en sus cimientos, el singular edificio sigue sin inclinarse más. De hecho, el ingeniero civil John Burland, del Imperial College London, afirma que su equipo internacional ha logrado enderezar el campanario de mármol 48 centímetros y reducir el ángulo de inclinación en torno a un 10 %, frenando casi por completo la escora que antes de la intervención aumentaba sin prisa pero sin pausa.
No ha sido fácil. Construida entre 1173 y 1370 sobre un suelo de limo y arcilla, la célebre torre de ocho pisos y 55,47 metros de altura frustró numerosos proyectos de estabilización. Finalmente se logró el objetivo retirando parte del suelo –una técnica llamada subexcavación– y regulando las aguas subterráneas mediante pozos. Hoy, el principal temor es un gran seísmo. «Si descartamos esa hipótesis –afirma Burland–, me sorprendería enormemente que volviese a inclinarse.»