Hemeroteca

En el interior del volcán

En el interior del volcán

En el interior del volcán

Un audaz fotógrafo encabeza a un variopinto grupo de aventureros que se traslada hasta la isla Ambrym, en la República de Vanuatu, para penetrar en el interior de dos cráteres activos, el Marum y el Benbow, que amenazan con convertir la isla en un auténtico infierno de fuego

La cima del volcán es una zona muerta, una llanura de cenizas envuelta en remolinos de gases de cloro y de azufre venenosos. El aire es más denso, si cabe, debido a la constante caída de cenizas volcánicas. Ningún ser vivo podría sobrevivir mucho tiempo en un entorno como éste. En el borde de la llanura de cenizas se hallan dos chimeneas activas, Marum y Benbow, que amenazan con convertir la isla en un infierno, sacuden constantemente la tierra y arrojan al aire masas de roca fundida. El equipo, formado por exploradores, fotógrafos, un grupo de grabación, un vulcanólogo y yo, avanza por el suelo oscuro. Nos hemos abierto paso con machetes a través de los bosques de Ambrym, una de las ochenta islas que conforman la República de Vanuatu, en el Pacífico Sur, para explorarla durante dos semanas. Hemos tenido que hacer equilibrios a lo largo de kilómetros de crestas erosionadas de escasos centímetros de ancho, con cañones de cientos de metros de caída a cada lado, para caminar por el borde de la fosa volcánica del Benbow. El malévolo ojo rojo de la fosa, oscurecido por gases y por un saliente de roca volcánica, se encuentra unos 200 metros más abajo.Lea el artículo completo en la revista.