Hemeroteca

En busca de la pantera nebulosa

En busca de la pantera nebulosa

En busca de la pantera nebulosa

Un joven estadounidense de 17 años perpetúa la tradición familiar de activismo medioambiental y de servicio social en la India. Su objetivo principal: rastrear y hacer fotografías a la esquiva pantera nebulosa en su reino del Himalaya. Durante las seis largas semanas de espera, Jesse explora el valle de Talle, hogar de un gran número de tribus y subtribus, y una de las regiones más aisladas del continente asiático.

Campamento del valle de Talle, 20.00 horas"Cuando los ancianos se comen las ratas, no dejan nada." Nani Sha, un funcionario del Santuario de Vida Salvaje de Talle, en el nordeste de la India, nos explica los hábitos alimenticios de su tribu, los apatani. "Fuera de Talle no se encuentran ratas como éstas. La gente camina durante días sólo para comerlas. Yo prefiero dejarme el cráneo, pero sí me como el cerebro." Sha se apoya en un tronco junto al fuego mientras habla, hace pausas para beber cerveza de arroz en una taza de hojalata y a continuación enciende un cigarrillo con una rama ardiendo."Las ratas del valle de Talle", dice con orgullo Bulo Lampung, guardabosque del santuario. Señala varias criaturas bajas y rechonchas con un espeso pelaje marrón que se encuentran al lado de Hibu Chama, el joven apatani que cocinará nuestra cena. Lampung pronuncia "valle de Talle" de forma tan rápida que parece una sola palabra, y lo acompaña con la amplia sonrisa que reserva para cualquier cosa que merezca asociarse con este lugar, como la silla valle de Talle que una vez hizo para mi padre con cañas de bambú; como el té valle de Talle, su mezcla personal de té negro y ron oscuro; el estómago valle de Talle, otra especialidad de Lampung, que consiste en un estómago de pollo mezclado con huevo y cocinado en bambú; y, por supuesto, las ratas del valle de Talle, que los apatani consideran las mejores.Lea el artículo completo en la revista.