Hemeroteca

El Tibet recibe el Año Nuevo

El Tibet recibe el Año Nuevo

El Tibet recibe el Año Nuevo

En una celebración sagrada y festiva, los budistas tibetanos celebran cada invierno rituales a fin de asegurar la prosperidad para los meses venideros.

Los miembros del clan khampa del Tibet oriental se pavoneaban por las calles de Lhasa, capital del Tibet, con sus gorros de piel de zorro y sus mantos adornados con piel de leopardo y de nutria. Las muchachas nómadas de mejillas sonrosadas, con el cabello trenzado y aderezado con turquesas, ámbar y coral, caminaban junto a empresarios con chaquetas de cuero y teléfonos móviles pegados a la oreja. Aunque he vivido muchos años entre tibetanos en Nepal, nunca había pasado el Año Nuevo tibetano en su tierra natal, y me fascinó toda la energía que bullía a mi alrededor.Durante tres días, tibetanos de todas las edades y procedencias encienden lámparas y ofrecen oraciones en templos y monasterios, festejando y jugando con amigos y familiares, y consumiendo grandes cantidades de chang, una bebida alcohólica que se elabora con cebada fermentada. Desde los tejados de la ciudad se eleva hacia el cielo invernal el humo purificador del enebro, la artemisa y otras hierbas olorosas, ofrendadas a los dioses budistas.Lea el artículo completo de la revista.