Hemeroteca

El siglo de la Geographic

El siglo de la Geographic

El siglo de la Geographic

Cuando la Sociedad comenzó a superar las fronteras tecnológicas de la fotografía, su sobria y formal publicación se vio transformada y enriquecida pro fascinantes imágenes de nuestro mundo.

La luz es vida, en un sentido real, y eso es lo que convierte a la fotografía en algo tan vital. Hace más de un siglo, cuando aprendimos a fijar las espléndidas variaciones de luz en placas de vidrio, celuloide y papel, pensamos que habíamos captado algunos momentos fugaces de la vida. Desde finales del siglo XIX, los fotógrafos de la Sociedad han captado la luz allí donde los miembros no podían llegar porque era demasiado lejos, demasiado profundo, demasiado frío o demasiado peligroso. En las cimas montañosas y en las costas árticas, en el fondo de los océanos y en el espacio, en lugares que no alcanza la vista humana, penetrando en objetos sólidos, en galaxias distantes y en los misterios del cuerpo.Durante la segunda década del presente siglo, la Sociedad contrató a genios de la óptica y la química como Charles Martin y Edwin "Buddy" Wisherd, técnicos que no sólo tomaban fotografías, sino que instalaron en la Geographic uno de los mejores laboratorios de color de Estados Unidos. En los años treinta llegaron hombres renacentistas que combinaban la escritura, la fotografía y el vigor intelectual, como Luis Marden, pionero en el uso de Kodachrome, una película en color rápida y casi sin grano, que permitió a la fotografía de la Geographic llegar muy alto. También colaboró con Jacques-Yves Cousteau en los años cincuenta, diseñando cajas estancas para cámaras que, con la escafandra autónoma, dieron a los fotógrafos submarinos gran libertad.Lea el artículo completo en la revista.