Hemeroteca

El señuelo del pejesapo

El señuelo del pejesapo

El señuelo del pejesapo

Este habitante de las aguas cálidas puede cambiar de color, andar sobre sus aletas y atraer a sus presas con un "cebo" que pende de una espina de su cabeza.

El año pasado, buceando en Indonesia, encontré una cantidad y una variedad asombrosas de pejesapos en tapices algales y jardines de esponjas en el estrecho de Lembeh, en el norte de Célebes. Debido a su camuflaje, son difíciles de localizar y aún más de identificar. La mayoría de las especies de pejesapo pueden cambiar de color en un tiempo que oscila entre algunos días y unos cuantos minutos, lo que complica la identificación. Theodore W. Pietsch, de la Universidad de Washington, pasó quince años estudiando pejesapos de todos los mares. Su conclusión fue que características como la estructura de la espina cefálica y el "señuelo" o filamento pescador, que el pejesapo usa como cebo para atraer a sus presas, son más estables que la coloración. Pietsch reclasificó las 165 especies de pejesapo descritas en las 41 que se reconocen hoy.Lea el artículo completo en la revista.