Hemeroteca

El río Altamaha

El río Altamaha

El río Altamaha

Una paz primigenia envuelve el plácido fluir de este río de la Georgia estadounidense.

De niño, me sumergía hasta las rodillas en los impetuosos arroyos de la Blue Ridge, y me preguntaba dónde iban a desembocar. Cuando era un joven reportero político, se pegó a mis zapatos el barro de las comunidades ribereñas del sur de Georgia sin haber averiguado aún el destino de aquellas aguas. Y ahora paso parte del año en la costa de Georgia, junto a un río que casi nadie conoce.El Altamaha vierte 375 metros cúbicos de agua dulce por segundo en el océano Atlántico. Su cuenca, la tercera en cuanto a extensión de la costa Este, da cobijo a más de 125 especies raras de flora y fauna. Pero se le da escasa importancia. Los nativos de la costa de Georgia, que conocen la riqueza de la vida de sus riberas, suelen decir: "Este lugar no sirve más que como relleno, para que el mundo no se caiga a pedazos". Típico de los sureños, ese aparente menosprecio a lo que más estiman. Pues es evidente que las personas que viven junto al Altamaha sienten un gran amor hacia su río. Le ponen su nombre a todo, desde los puestos para cebos hasta los bancos. Disfrutan con el río y calculan las estaciones de acuerdo con éste. El Altamaha no sólo les procura sustento, sino también inspiración poética. Y a algunas personas nos estimula la imaginación.Lea el artículo completo en la revista.