Hemeroteca

El regreso del lobo

El regreso del lobo

El regreso del lobo

En Estados Unidos, tras décadas de persecución y matanzas, el lobo puede recuperar parte de sus antiguos territorios gracias a un ambicioso proyecto gubernamental.

Los lobos devoran kilómetros con su trote infatigable. Este ejemplar era negro y se desplazaba como una silueta por los remotos campos nevados de abril. Mientras enfocaba su telescopio, la joven investigadora dijo que, según creía, se trataba del macho alfa de la manada de los depredadores más controvertidos de América del Norte, que había colonizado la Blacktail Deer Plateau, situada entre los pliegues noroccidentales del Parque Nacional de Yellowstone. A este lobo se le conocía como Número Dos.El lobo se dirigía hacia la carroña de un uapití que su manada había abatido el día anterior. Los cuervos se dispersaban a medida que el carnívoro se aproximaba. Dos águilas calvas carroñeras volaron pesadamente hasta la copa de un álamo temblón. Un coyote solitario, que arrancaba trozos de carne de los huesos, no miró hacia arriba, y debería haberlo hecho. Desde que en 1995 las autoridades empezaron a reintroducir lobos en Yellowstone, 69 años después de que se capturara con trampa el último ejemplar, los lobos habían matado a la mitad de los coyotes en la zona en que coincidían sus áreas de distribución, provocando una reducción de sus territorios, sus movimientos y sus grupos sociales.Lea el artículo completo en la revista.