National Geographic en acción

El proyecto Genographic aterriza en Avilés

genographic

genographic

Spencer Wells, Explorador Residente de National Geographic, ha estado recientemente en Avilés para contarles a los asturianos las novedades del Proyecto Genographic. El genetista impartió en el Centro Cultural Niemeyer una serie de conferencias y actividades que culminaron con una toma de muestras de ADN en la que participó un centenar de asturianos.

Wells trabaja desde 2005 en un proyecto a gran escala cuyo objetivo es trazar las rutas migratorias que nuestros ancestros humanos emprendieron desde que abandonaron el continente africano hace unos 200.000 años, y también determinar el grado de parentesco entre las distintas sociedades humanas. El proyecto se encuentra en su segunda fase y el genetista ya ha extraído algunas conclusiones, como, por ejemplo, que desde el paleolítico las rutas migratorias estuvieron determinadas en gran medida por el clima de nuestro planeta, y que la transformación radical de la forma de vida de la humanidad que supuso la revolución neolítica, período en el que los humanos establecieron sus primeros asentamientos y sustituyeron su estilo de vida nómada por una cultura sedentaria, y su economía pasó de ser la propia de unas sociedades de cazadores-recolectores a productora (empezó a practicarse la agricultura y la ganadería), también incidieron sobre los patrones genéticos.

«Y sin duda también los cambios en las pautas culturales, como son las manifestaciones religiosas o el idioma, inciden en los patrones genéticos», añade Wells. Durante su estancia en nuestro país el científico aprovechó para explicar que mediante el Proyecto Genographic, en el que han participado ya medio millón de personas de 130 países distintos, se persigue también proteger la diversidad cultural. «Actualmente hay 6.000 lenguas en nuestro planeta. A finales de siglo habrá desaparecido entre el 50 y el 90 % de ellas. Es un patrimonio que desde Genographic queremos contribuir a preservar», afirmó. Spencer Wells también dijo que en la actualidad todos los humanos compartimos un 99,9 del ADN. Queda claro, pues, que somos más parecidos de lo que imaginamos. –Eva van den Berg/Evalúa

 

Foto: Carranza